sábado, 28 de julio de 2012

Sociedad de Escritores del Paraguay, filial Itapúa estuvo presente por medio de Zunilda Baez Arzamendia.

La conocida escritora y periodista encarnacena Zunilda Báez Arzamendia estuvo anoche compartiendo con nosotros el lanzamiento del libro "Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia". La misma demostrando un alto nivel del lenguaje valoró la publicación e instó a seguir con las producciones locales de éste tipo de obras.

Dr. Enrique Sánchez III, "un lujo" en la presentación de la obra.

Una vez más, el Dr. Enrique Sánchez III "se pasó". Brillante presentación del mismo de la obra "Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia". El auditorio atentamente escuchaba cada una de sus palabras,que reproducimos en el presente material:

Municipalidad de San Miguel Misiones con un duo sensacional se unió a la gran fiesta.

Marcelo Gabriel Díaz, el talentoso joven santiagueño anoche se unió al evento del lanzamiento con un compañero ejecutando maravillosas piezas de la música nacional e internacional.

Sensacional lanzamiento del libro anoche... Gracias a todos...

Solo nos queda agradecer a todos... Una noche única. Una noche mágica. Acorde al nivel de los Festejos Patronales de San Ignacio Guazú. Hoy, "Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia" ya tiene vida y está entre nosotros. Este es el link.

Jhon William, el heredero del prodigio misionero.

Jhon William el joven requintista misionero anoche deleitó igualmente a los presentes con la magistral ejecución del requinto, con la compañía de su padre William Pérez..... hermano del ilustre misionero Jorge Pérez Blanco... Sensacional.

El número artístico más aplaudido de la noche: "Chamame El Toro".

Los protagonizaron la alumna Larissa Rivarola de la Facultad de Derecho, 1er. año de la UNP y su pareja, fue sensacional y amenizó la jornada de ésta manera.... 

Gobernador de Misiones anoche compartió con nosotros, durante el acto de lanzamiento del libro.

El apoyo institucional de la Gobernación de Misiones, declarando en primer lugar como "de interés cultural departamental". Anoche, el actual gobernador Dr. Arturo Martínez Jara valoró el aporte cultural de los hijos de Misiones para escribir la historia del octavo departamento. http://www.youtube.com/watch?v=9tGHqTKyp7U&feature=share

domingo, 22 de julio de 2012

Llegó el día... Lanzamiento del libro "Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia"

Lic. Vidalia Sanchez, directora de Servilibro, editora del libro.
Será este viernes en el salón social de la Cooperativa San Juan Bautista Limitada, filial San Ignacio GuaZú Misiones. Como el año pasado, se prevé un exito total con la participación de autoridades nacionales, departamentales, municipales. Este es el programa oficial de la noche de alta alcurnia cultural...
Programa Oficial de la noche del lanzamiento del libro: “Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia”.
 Jueves 27 de Julio. 18:00 hs. Coopersanjuba. San Ignacio GuaZú Misiones
18:00 hs.: Apertura oficial. Fundación Che Jazmín.
18:10 hs.:            Actuación de la cantante roseña Natalia Silva con la música “Santa Rosa de Lima” autoría de Juliana Trinidad Ríos Acevedo.
18:15 hs.:            Adhesión del grupo Misiones Jeroky de Santa Rosa Misiones con el chamamé “El Toro”.
Destaque del Diario Ultima Hora.
18:20 hs.:            Adhesión de la Municipalidad de San Miguel. Marcelo Díaz y su grupo.
18:30 hs.:            Tango. Alberto Ramírez. Ballet Remembranzas de San Ignacio Guazú Misiones.
18:40 hs.:            John William y su requinto, junto al Maestro William Pérez. San Juan Bautista Misiones.
18:50 hs.              Palabras de apertura a cargo de la Lic. Vidalia Sánchez, Directora de Editorial Servilibro de Asunción, empresa que editó e imprimió la presente obra.
18:55 hs.:        Palabras del Decano de la Facultad de Derecho de la UNP, Prof. Dr. Victor Encina Silva, Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, de la Universidad Nacional de Pilar para las palabras de rigor en este excelso evento.
19:00 hs.:        Palabras del gobernador de Misiones, Dr. Arturo Martínez Jara.
19:05 hs.:        Presentación oficial de la obra a cargo del Dr. Enrique Sanchez.
19:30 hs.:        Palabras del autor de la obra, Dr. Camilo Javier Cantero Cabrera.
19:45 hs.:        Brindis.

sábado, 26 de mayo de 2012

Conferencia dictada en San Juan Bautista de las Misiones hace instantes a alumnos de las carreras de Trabajo Social y Sicología de la UTDC.


Gran asistencia de estudiantes en la conferencia.
En primer lugar mis felicitaciones a los alumnos del último año de la carrera de Trabajo Social de la Universidad Técnica de Comercialización y Desarrollo, filial San Juan Bautista de las Misiones por la invitación que me han cursado y al nexo por medio del cual me hicieron llegar dicha invitación que es la Dra. Teresita Zarza.

En segundo lugar, el título de la charla realmente es compleja y abarcante, pero aún así tomamos el desafío para intentar aprender con ustedes en este encuentro que ojalá sea ameno e instructivo.

“Instrucción Jurídica en Trabajo Social” es el tema que me encargaron desarrollar. Y como punto de partida intenté en dos materiales audiovisuales delimitar los aspectos a los cuales voy a referirme en estos minutos de uso de la palabra.

Vivimos en un país enmarcado dentro del sistema republicano cuyos orígenes se deben a la inteligencia de Voltaire, Montesquieu, Rosseau, Diderot y todos los pensadores que a partir de la Revolución Francesa demostraron que el ejercicio del poder no debe recaer en una sola persona, sino deben crearse diferentes poderes del estado donde la independencia, el mutuo control y el no sometimiento de un Poder del Estado sobre otro debe ser la característica.

En países con democracias débiles como la nuestra, la construcción de una sana convivencia donde los males de años de gobiernos dictatoriales es difícil que desaparezcan, el rol, no solo de los trabajadores sociales, sino de todos los segmentos de la sociedad es más que importante.

Entonces, nuestro punto de partida debe ser justamente eso. La vigencia plena de los derechos y deberes ciudadanos en un marco de amplias libertades, de manera tal a que todos cumplan el rol que le asigna nuestra máxima norma jurídica que es la Constitución Nacional, los Tratados y Convenios Internacionales debidamente ratificados por ley emanado del Poder Legislativo, los Códigos, las leyes y demás normas positivas que rigen nuestra República.

Y no seré yo quien venga a explayarse sobre el Rol del Trabajador Social en el espacio humano que le compete trabajar, intentaremos encaminar desde la perspectiva jurídica y desde lo dictado por nuestro ordenamiento acerca de algunos aspectos a tener en cuenta en la diaria tarea de “trabajar con la compleja asociación de personas que habitan un territorio determinado”, concepto que acuño cuando me refiero a la sociedad.

Entonces la complejidad de nuestra misma ciencia, que no es exacta y abarca principalmente la “persona humana” ese ser tan impredecible y complejo, hace que nos apasionemos fácilmente al encarar estos temas.

La pregunta es entonces: ¿hacia qué paradigma apuntamos? ¿Vamos a iniciar nuestra charla con las frías letras de la norma jurídica e intentar llegar a conceptualizaciones calculadas, métricas y muchas veces inclusive inconsistentes con nuestra realidad social? O vamos ir más allá, hacia lo amplio, lo abarcante, lo contextual, lo doctrinario, aquello que responde a la misma esencia ideológica de nuestra existencia humana.

Claro que como seres somos limitados, pero justamente por esa razón, nuestra mentalidad debe apuntar hacia lo más abarcante, lo significativo, lo más complejo, aún a sabiendas que quizás luego de abandonar esta sala saldremos con más preguntas que respuestas.

Entonces, en primer lugar tratemos del HOMBRE. Ya sea varón o mujer. Tratemos a ese elemento esencial de toda sociedad. Es que nosotros vamos a trabajar con y para el hombre. Entonces, ahí comenzamos a transitar por las normas. Y he aquí, que volvemos a caer en qué tipo de normas vamos a aplicar.

¿Acaso nos sirven las normas morales? Las espirituales, las naturales o las positivas?

He aquí que entra en escenario lo dispuesto por la norma jurídica, cuando nos referimos al ordenamiento jurídico positivo de una República. Y como en La Academia todo ponemos bajo el signo de interrogación, muy bien podemos plantear lo siguiente:

¿Todo conflicto humano se soluciona acudiendo a la norma jurídica?.

Y la respuesta categóricamente es NO. Pero he aquí, que el trabajador social, el Juez, el Fiscal, el Defensor Público, el estudiante de Derecho, los docentes de Ciencias Jurídicas, vemos que a nuestro alrededor, no se titubea en intentar solucionar problemas sociales en base a la aplicación irrestricta de la norma jurídica, siempre y cuando los destinarios de la aplicación de las mismas sean justamente los sectores más vulnerables de nuestra sociedad.

Y ahí es que entramos a tallar la lucha diaria en post de nuestros sueños, esperanzas y convicciones propias de SER HUMANO. El SER. EL HOMBRE, ese yo, impenetrable, consistente, frontal, con esa misteriosa vocecita interna que a cada uno de nosotros en el fondo nos interroga si nuestra actuación es acorde con nuestra visión acerca de lo justo e injusto.

Y ahí apelamos a nuestros antecedentes históricos. O a los antecedentes que generaciones pasadas nos legaron y que no podemos sustituirlas sencillamente porque gran parte de las teorías que nos dejaron, siguen siendo aplicables a nuestro sistema social.

O acaso, hoy podemos desmentir al gran jurista romano Justiniano que al ser interrogado sobre que concepto tenía acerca de la palabra justicia respondía: “Justicia es el arte de lo bueno y equitativo”.

Entonces, hoy ustedes me convocan para humildemente exponer sobre “Instrucción Jurídica en Trabajo Social” y debo comenzar desde lo amplio para ingresar paulatinamente a nuestra realidad social. Lógicamente sin cometer los tres pecados capitales de un disertante: ser largo, tedioso y aburrido.

Y en primer lugar debemos definir claramente cual es concepto de lo justo y lo injusto que hemos acuñado. Y digo hemos acuñado, porque si hoy estamos acá, es porque tenemos escrito ya varias páginas de nuestra biografía personal, donde poco o algo habremos aprendido y entre ellos se habrá formado nuestra convicción acerca de lo que consideramos justo e injusto.

He aquí el punto de partida. ¿Qué es lo bueno y lo malo desde la concepción jurídica para nosotros?. ¿Que hemos fijado como aprendizaje de conductas que compartimos y no compartimos?. ¿Hasta qué punto nos hemos preocupado en construir nuestra personalidad jurídica que al fin de cuentas desarrollamos a través del característico método de las ciencias humanas: el inductivo-deductivo.

Entonces el Trabajador Social no puede dejar de tener una instrucción jurídica de base sustentada en el conocimiento científico. No puede estar confundido en conceptos claves con las cuales indefectiblemente deberá lidiar en su periódica tarea de lucha por la dignidad humana, término que jurídicamente también se encuentra acuñado y al cual vamos a referirnos en nuestra participación de la fecha.

Ahí ingresamos en los Derechos Humanos de Primera Generación, o Derechos Civiles y Políticos que aún habiendo surgido con aquel antecedente ya citado de la Revolución Francesa, aún hoy nos demuestra nuestra realidad social cuan lejos estamos del cumplimiento de algunos de esos postulados.

No les quiero cansar, pero entre ellos se encuentran:
  • Toda persona tiene los derechos y libertades fundamentales sin distinción de raza, sexo, color, idioma, posición social o económica
  • Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad jurídica
  • Nadie estará sometido a esclavitud o servidumbre
  • Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, ni se le podrá ocasionar daño físico, psíquico o moral
  • Nadie puede ser molestado arbitrariamente en su vida privada, familiar, domicilio o correspondencia, ni sufrir ataques a su honra o reputación
  • Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia
  • Toda persona tiene derecho a una nacionalidad
  • En caso de persecución política, toda persona tiene derecho a buscar asilo y a disfrutar de él, en cualquier país
  • Los hombres y las mujeres tienen derecho a casarse y a decidir el número de hijos que desean
  • Todo individuo tiene derecho a la libertad de pensamiento y de religión
  • Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión de ideas
  • Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacífica
Luego vinieron los derechos fundamentales del hombre de segunda generación. Aquellos que constituyen los derechos económicos, sociales y culturales, que demandan un ESTADO DE BIENESTAR que implemente acciones, programas y estrategias, para lograr que las personas gocen de manera efectiva de estos derechos, entre los que citamos:
  • Toda persona tiene derecho a la seguridad social y a obtener la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales.
  • Toda persona tiene derecho al trabajo en condiciones equitativas y satisfactorias.
  • Toda persona tiene derecho a formar sindicatos para la defensa de sus intereses.
  • Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure a ella y a su familia la salud, la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios.
  • Toda persona tiene derecho a la salud física y mental.
  • Durante la maternidad y la infancia, toda persona tiene derecho a cuidados y asistencia especiales.
  • Toda persona tiene derecho a la educación en sus diversas modalidades.
  • La educación primaria y secundaria es obligatoria y gratuita.
Y en forma más reciente, los derechos fundamentales del hombre de tercera generación, producto de acuerdos de la comunidad internacional, donde se demanda un medio ambiente sano y libre de problemas.  Surgida en la doctrina en los años 1980, se vincula con la solidaridad. Los unifica su incidencia en la vida de todos, a escala universal, por lo que precisan para su realización una serie de esfuerzos y cooperaciones en un nivel planetario y universal. Se originan de la segunda postguerra. Ahí están el derecho a la paz, a la calidad de vida o las garantías frente a la manipulación genética, etc. Promovido a partir de los ochenta para incentivar el progreso social y elevar el nivel de vida de todos los pueblos.

En primer lugar, creo firmemente que esos principios fundamentales de los derechos del hombre, el trabajador social no puede desconocer. Debe formar parte de su instrucción jurídica. De su rol ante la sociedad.

Luego, vengamos a nuestra Constitución Nacional y aunque orgánicamente en primer lugar están los artículos de la Carta Magna y luego los convenios y tratados internacionales, tal como ya lo hemos afirmado, por una cuestión didáctica, preferí referirme a los citados derechos fundamentales.

Ya en el preámbulo nuestra Carta Magna reconoce la dignidad humana con el fin de asegurar la libertad, la igualdad y la justicia, reafirmando los principios de la democracia republicana, representativa, participativa y pluralista, ratificando la soberanía e independencia nacionales, e integrado a la comunidad internacional.

Cuando ingresamos en sus articulados, rápidamente podemos afirmar que adopta como sistema de gobierno la democracia representativa, participativa y pluralista, fundada en el reconocimiento de la dignidad humana.

Entonces, ahí nuevamente comenzamos a palparnos a nosotros mismos. ¿Qué es la dignidad humana?. ¿Qué concepto de dignidad humana hemos acuñado?. ¿Cómo podemos construir el concepto de “ser digno” en nuestra sociedad con tantas asimetrías?.

La labor del Trabajador Social se centra en la dignidad humana. Su tarea interdisciplinaria conlleva indefectiblemente como meta final la dignificación de la persona humana. Elevar la calidad de vida a través de planes y acciones concretas que tiene como universo la sociedad. Esa misma calidad de vida consagrada por el Art. 6 de la CN.

Igualmente nuestra norma fundamental consagra el derecho a la vida, obligando al Estado la protección de la integridad física y psíquica de las personas, así como en su honor y en su reputación. Afirma que nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Consagra el derecho de toda persona a habitar en un ambiente saludable y ecológicamente equilibrado. La protección ambiental, la libertad y seguridad de las personas, la proscripción de la esclavitud y otras servidumbres, los derechos y garantías de un proceso jurídico, la no privación de la libertad por deudas, la prohibición de hacer justicia por sí mismo, la defensa en juicio y tantos otros principios jurídicos a estas alturas conocidos por los distintos sectores de la sociedad.

Pero como acá no vamos a desarrollar Derecho Constitucional, sino todo debe centrarse en la “Instrucción Jurídica del Trabajador Social”.

Es por ello, que antes de cometer los tres pecados capitales de un mal conferencista, pretendo ir terminando mi participación con algunas reflexiones.

Estamos reunidos exponentes de distintas ramas del saber científico, pero enmarcados dentro del mundo académico.

La Academia del cual formamos parte es el ambiente universitario y ahí también tenemos un rol social. Un rol, quizás mucho más abarcante e importante que otros segmentos, también interesantes de los grupos de la sociedad.

Es cierto, intenté en menos de veinte minutos dar un pantallazo al tema que me han pedido desarrollar, pero hay otro tema que no podemos dejar que pase desapercibido. Y ello es, el Rol de las Universidades en nuestra sociedad actual.

Me complace como docente universitario que las aulas de la UTCD se abran al pueblo y que el pueblo participe activamente en la construcción del quehacer académico. Universidad y pueblo no pueden ir por caminos paralelos. Universidad y pueblo deben ser como los bailarines de tango. En armoniosa perfección intentar construir una sociedad mejor a partir del conocimiento que le da las aulas universitarias y la realidad social que nos da diariamente nuestro pueblo.

La instrucción jurídica del trabajador social también apunta hacia eso. Finalmente es lo que llamamos “dignidad humana”. Que es cierto, está amparada por la norma jurídica, pero forma parte de lo que llamamos el ius naturalismo; es decir las normas naturales que existen por el mero hecho de existir una persona humana. Donde hay vida, hay hombre, donde hay hombre hay normas, donde hay normas impera el orden, donde no hay normas impera el caos y la bestialidad.

Desde que el hombre puso pies en la tierra, existieron normas y principios fundamentales que rigieron una sociedad. Dichas normas fueron avanzando o retrotrayéndose de acuerdo al grado de desarrollo que esa misma sociedad demostraba.

Hoy, existen algunas sociedades donde los derechos de sectores vulnerables, como los pobres, los niños, las mujeres y otros estamentos están conculcados, mientras que en otros están avanzados.

Eso también forma parte de nuestra tarea. La de construir diariamente una sociedad  más justa, equilibrada, democrática, participativa, sin excluidos y donde los universitarios, dejemos de ser meros espectadores de la realidad social para definitivamente tomar la posta de la construcción de una sociedad mejor.

Si ello ocurriera, la Universidad evidentemente verá el fruto de su producto. Si ello no ocurriera, seguimos teniendo el desafío de ingresar al terreno, enfrentarnos a los obstáculos y desde nuestra perspectivas aportar lo propio para construir un país mejor.

Esa es la reflexión final que quería compartir con ustedes.

Buenos días.


sábado, 19 de mayo de 2012

Lic. Victor Reynaldo Espínola presentó su libro en San Ignacio.

El historiador encarnaceno Lic. Victor Reynaldo Espínola presentó en la fecha su libro: "Bicentenario de la Revolución de Mayo". Lo hizo en la histórica Casa de la Cultura, otrora Casa de los Indios de las Reducciones Jesuíticas de San Ignacio GuaZú Misiones y actual Secretaría de Cultura y Turismo. Muy buena asistencia y una excelsa jornada cultural con participación de jovenes y referentes de la sociedad ignaciana.
Agradecemos la invitación que nos cursara el Lic. Carlos Gustavo Mazacotte Vazquez, Director de Turismo de la Municipalidad de San Ignacio GuaZú Misiones y a los demás impulsores del importante evento.

Dr. Ramon Enrique Reverchon en una presentación excepcional.

La capacidad del renombrado historiador encarnaceno Dr. Ramón Enrique Reverchon es reconocida a nivel nacional e internacional, pero en la fecha sencillamente superó todas las expectativas. Una brillante referencia al libro presentado y a la tarea social del historiador en las sociedades. Calificó a quienes aman a la historia como "soldados de la verdad", sin apegos a ninguna línea partidaria ni ideología determinada. "La historia tarde o temprano reluce, resplancede", indicó. Una verdadera clase magistral del Maestro en la histórica capital de los pueblos jesuiticos del Rio de la Plata: San Ignacio GuaZú Misiones Paraguay.

Proyecto de tapa del libro: "Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia".


lunes, 30 de abril de 2012

Libro: "Yamila: la diosa morena del Ytororó". Link de descarga.

Este es el libro en homenaje a mi hermana. Como la edición se agotó facilitamos un link para bajar la edición electrónica del mismo. Este es el link de descarga:
https://skydrive.live.com/?cid=3DE5DF23A4E0F01A&id=3DE5DF23A4E0F01A!105#cid=3DE5DF23A4E0F01A&id=3DE5DF23A4E0F01A!108

miércoles, 25 de abril de 2012

Charla en Santa Rosa Misiones. "El aporte de los hijos de Misiones en la historia de la patria".

Fue una noche única. Sensacional. Ni el diluvio pudo contener el éxito de la actividad. El local del Centro de Cultura y Turismo se abarrotó de personas. Un diálogo ameno, cordial con los asistentes. En el marco de los "miércoles culturales" de la Cooperativa Universitaria. Ahí estuvimos y éste fue el contenido de nuestra disertación.

Cuando desde dos siglos y un año de distancia analizamos los acontecimientos ocurridos durante aquellas históricas jornadas del 14 y 15 de mayo de 1811 indefectiblemente debemos acudir a las fuentes que puedan proyectarnos hacia esos días donde la patria que se concibió mucho tiempo antes, definitivamente naciera para que hoy nos reunamos y reflexionemos sobre el suceso.

Y dicha proyección aumenta cuando lo analizamos desde la perspectiva del sitio geográfico donde nos encontramos. Y resulta así, porque desde las históricas Misiones Jesuíticas el pensamiento libre, la soberanía de la zona y el respeto a la identidad cultural de las autóctonas poblaciones indudablemente constituyen un hito que no puede pasar desapercibido a cualquier estudioso de la historia.

Es así que la Independencia del Paraguay se produce exactamente dos siglos después que las Misiones Jesuíticas se hayan iniciado como un admirable y asombroso sistema que partiendo desde San Ignacio GuaZú, siguió con Santa María, sigue intacta con testimonios materiales como la histórica Acera Jesuítica de Santa Rosa Misiones. Nos referimos a la misma civilización que a la luz de los años se ha diseminado en territorio que hoy forma parte de tres países del Mercosur.

Fueron treinta pueblos donde se avizoró este fenómeno histórico cultural y donde los indígenas sin perder su identidad se unieron a la labor pastoral de los jesuitas para sentar las bases de las generaciones actuales donde pertenecer a este territorio además de constituir un motivo de orgullo con la rica historia es un compromiso.

Por ello. Los sucesos ocurridos en Asunción el 14 y 15 de mayo de 1811 no sorprendió a la población misionera de aquel tiempo. Es que dos siglos antes se plantaron las semillas de un pensamiento propio y que se proyectó a lo largo del tiempo. Es igualmente por dicha razón, que hoy a cuatro siglos y tres años de distancia, tampoco nos vemos sorprendidos por acontecimientos que se relacionan con el sentido de pertenencia a la historia de nuestros pueblos.

Y esa línea de razonamiento indefectiblemente debemos desarrollar cuando hablamos de la Independencia de la República del Paraguay estando apostados en tierras misioneras, sin que signifique ningún regionalismo ciego o fanatismo provocado por intereses oscuros, sino la real comprensión de los sucesos ocurridos en ese rico ayer.

Es que el pensamiento también coincide con los padres de nuestra patria chica. O acaso Marcial de Lorenzana, Arapysandú, el Padre Jacobo Ranzonier y tantos otros nombres no soñaban con una patria liberada  de la opresión o de los esclavizantes sistemas de encomienda, yanaconazgo y la mita al que habitualmente se refieren los estudiosos de la historia de Latinoamérica. Ninguno de ellos fue practicado en las Misiones Jesuíticas. Es decir, nuestra gente, nuestro pueblo, dentro del sistema en que vivían, tenían cierta libertad y soberanía, lo cual significa que podían hacer su vida.

¿O en nuestra zona se produjo el mismo fenómeno que en Perú cuando Tupac Amaru luego de ser apresado, engañado, torturado, fue vilmente asesinado frente al estupor de su pueblo y de su gente?. Ello no ocurrió en nuestra zona. Ello era imposible que sucediera en Misiones, gracias a la visión de verdaderos estadistas de nuestros caciques y la identificación con la causa indígena de parte de los jesuitas.

Identificación que le costó caro a la orden religiosa, ya que en 1767 tuvieron que retirarse del país por su expulsión ordenada por Carlos III  quien el 27 de febrero de 1767, firmó la orden de expulsión de los jesuitas de todos los dominios de España y la confiscación de sus bienes.

Y Misiones es cierto, quedó huérfana, pero nuestros valientes abuelos y bis abuelos tomaron la posta. No les asustó el desafío. Eran conscientes que la historia debía continuar y ellos los convocados a esa selección de hombres y mujeres que debían comenzar a escribirlo.

Y es así, que a solo 44 años de aquella expulsión, se producía a 250 kms. de distancia, es decir en Asunción, el grito libertario de los padres de la patria.

Misiones se mantenía en pie. Inalterable. Gallarda. Aportando sus hijos a la historia grande del nacimiento del Paraguay. Nuestro representante se llamaba, José Agustín Molas. Sí. El mismo. El a 20 kms. de este punto donde nos encontramos comenzó su rica labor pastoral para proyectarse y ser junto a Fernando de la Mora uno de los líderes intelectuales de la gesta patria y el asesor de uno de los hombres más brillantes que la patria diera hasta la fecha: Gaspar Rodríguez de Francia.

Nació en 1787, dos décadas después de la expulsión de los jesuitas. Hijo de Don Pedro José Molas y Doña Úrsula de la Costa. Formado en el Colegio Seminario de San Carlos. Ordenado sacerdote en Asunción. Fue capellán de las fuerzas que enfrentaron a las tropas argentinas comandadas por Manuel Belgrano. Sirvió ejemplarmente auxiliando a los heridos y hasta tomó las armas cuando la situación lo requirió. Son conocidas las conversaciones que Molas mantuvo con Belgrano luego del armisticio del 10 de marzo de 1811. Allí expuso con claridad la posición paraguaya. Después de la revolución del año 1811 fue designado capellán del ejército paraguayo.

A éste misionero, mariense como tantos otros, se debe la separación del Gobernador Bernardo de Velasco del gobierno y la nómina de una Junta presidida por Fulgencio Yegros e integrada por Rodríguez de Francia, Fernando de la Mora, Francisco Xavier Bogarín, y Pedro Juan Caballero. Amigo íntimo del Dr. Rodríguez de Francia apoyó su asunción como Dictador Temporal. Sin embargo en el año 1816, se opuso a su designación como Dictador Perpetuo calificando la fórmula de “Monarquía con mascara republicana”.

El Dr. Rodríguez de Francia no lo perdonó por tal declaración y le persiguió durante largo tiempo hasta llegar incluso a involucrarlo en un caso de homicidio y apresarlo.

En la prisión, Molas escribió una obra interesante “Descripción Histórica de la Antigua Provincia del Paraguay”, obra de mérito excepcional y además realizó tradujo obras francesas.

A la muerte del Dictador Rodríguez de Francia en el año 1840, Molas salió de prisión y vivió cuatro años más. Algunos historiadores señalan que paso sus últimos años en Caapucú, mientras que otros indican a la ciudad de Pilar como su hogar final.

Misiones siempre fue un lugar estratégico en la historia de la patria en el sur del Paraguay. La ausencia de Fulgencio Yegros en los momentos cruciales del 14 y 15 de mayo se debía justamente a su condición de Tte. Gobernador de estas tierras.

Es ahí donde se produce el contacto, la identificación, el protagonismo de Yegros con nuestro rico ayer. Y es que 2 meses y cinco días antes de los hechos conocidos, es decir el 9 de marzo de 1811 asume tal funciones.

En efecto, al ser contenido el avance de las tropas de Belgrano en Tacuary en un episodio poco conocido por la historia oficial y que muchas veces inclusive se ignora en las aulas, Fulgencio Yegros asumió el poder en nuestras tierras.

Según Margarita Durán terminada la batalla de Paraguarí, Velasco organizó la persecución al enemigo, para lo cual nombró como comandante de avanzada a Fulgencio Yegros; este debía “pisarle los talones a Belgrano”. Se sumaron luego, Antonio Tomás Yegros, con su compañía de cuarteleros; Blas José de Rojas Aranda, con su infantería, y el capitán Vicente Antonio Matiauda, pariente de los Yegros y tatarabuelo del dictador Alfredo Stroessner Matiauda, con las milicias de Yuty, Cangó y Bobí (San Pedro del Paraná y General Artigas, respectivamente).   

Resumiendo hoy con el paso de los años se puede afirmar con certeza que la revolución del 14 de mayo de 1811 resultó ser el corolario de una conspiración gestada en las carpas de la oficialidad paraguaya, triunfadora como queda dicho, en las batallas de Paraguarí y Tacuary, tan cercanas al sentimiento misionero.

Por haber sido uno de nuestros primeros defensores militares, el primero Teniente Gobernador del Paraguay en las Misiones, aún dos meses antes de la gesta liberadora, por haber luchado a favor de la causa nacional y convertirse en uno de los héroes de la patria en la Independencia, Fulgencio Yegros también forma parte de la rica historia del departamento de Misiones porque quizás la tranquilidad de nuestras verdes praderas y la apertura de nuestras solidarias tranqueras lo hayan inspirado en sus sueños patrios.

Y no fueron estos dos únicos hombres y nombres que Misiones aportó al nacimiento del Paraguay. A la independencia del yugo español. A las corrientes intelectuales de aquel tiempo y de hoy.

El tránsito de la vida histórica de la patria, siguió su rumbo y es así que nuestros barrios populares que son el corazón de la patria, con sus calles muchas veces polvorientas y los anónimos rostros de los compatriotas continuaron erigiéndose en los mudos testigos del paso de generaciones que fueron dejando sus huellas hasta ser protagonistas de este tiempo de reflexión y renovación del compromiso con la patria.

Y corresponde a todos los sectores, a las organizaciones sociales, a las cooperativas y principalmente a La Academia, lo cual es decir, a los educadores replantear nuestra tarea, de manera a descubrir y re descubrir los temas relacionados con nuestra vocación.

Los dos siglos y dos años de existencia del Paraguay, no nos puede sorprender con la espantosa quietud de un pueblo sin perspectivas y mucho menos desde el segmento del cual se esperan las transformaciones positivas de la sociedad actual.

Somos los seres humanos los que construimos la historia (de forma consciente o inconsciente) y también somos los más afectados por la misma. Por ello, con la fuerza de nuestras convicciones, hoy nuevamente afirmamos y sostenemos que “se PUEDE enseñar con entusiasmo y compromiso”, como también se debe ejercer el oficio docente contribuyendo fuertemente a la construcción de un Paraguay mejor.

Es el punto de partida, de este tren imaginario que desea llegar a un puerto preciso y  no imaginario. Una sociedad con perspectivas, sanamente orgulloso de su pasado, consustanciado con su presente y comprometido con su futuro. Los misioneros debemos esforzarnos en nuestro trato mutuo y fundamentalmente en los espacios sociales a recrear, debatir e incluso discutir ideas.

Las mismas ideas que están relacionadas con el pensar y sentir de quienes proyectaron y diseñaron la patria. Relacionarlos con nuestra realidad social, ya que ella es la materia prima para seguir avanzando.

Eso soñaron nuestros héroes. Quizás con las limitaciones de aquel tiempo, pero hoy la lucha debe ser por la independencia de criterio, la independencia de pensamiento, no ser víctimas de esta agresiva campaña incluso mediática donde pretenden uniformizar el pensamiento y coartar nuestra independencia.

Ser independientes igualmente significa ser ciudadanos. Dejar de ser una masa inerte y amorfa para comenzar a construir ciudadanía. Es el camino para construir dos siglos y dos años después una República democrática, inclusiva, solidaria y hospitalaria, sustentado en sus cimientos en aquellos sueños y esperanzas de los forjadores de nuestro pueblo, nuestra identidad cultural y la manera en que se sistematiza toda la corriente del pensamiento paraguayo.

Es por ello, que deseo ratificar el compromiso de los gremios con la sociedad y la patria. En este caso de la Cooperativa Universitaria que no pudo tener mejor decisión que propiciar éste tipo de actividades académicas, culturales e históricas. A medida que se enfatice en la organización de éste tipo de encuentros, vamos ir construyendo ciudadanía sustentada y afirmada en la base del libre pensamiento. Esa es una de las claves. Y que sirva éste evento para enarbolar las banderas de lucha por la dignidad de toda la sociedad paraguaya en base a lo que hemos sido, somos hoy y seremos mañana.

Es absolutamente prioritario e impostergable vincular la enseñanza con la vida cotidiana. Debemos descubrir nuestro entorno y descubrirnos a nosotros mismos. No es una simple operación matemática que lleva a la exactitud. Su valor justamente radica en su complejidad. Debemos vivir la educación como observación y aprendizaje de la vida.

El derecho de aprender nuestra historia, debe tener directo correlato en la articulación entre el aprendizaje en aula de los contenidos curriculares y los datos de la realidad que POR DERECHO y POR DEBER los alumnos debieran manejar.  Esa articulación debe darse porque la enseñanza media y su importancia como oportunidad irrepetible para el educando, es también una oportunidad única para la comprensión de las realidades sociales propias-regionales y cotidianas.

No podemos negar a nuestros jóvenes un crecimiento intelectual mediante la sensibilización y si es posible concienciación, del medio en el que está inserto en su carácter del SUJETO SOCIAL, componente esencial para la CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANÍA…

Ese era el sueño de nuestros héroes de la independencia patria. Ese era el sueño de los padres de Misiones hace cuatro siglos y dos años de historia. La misma historia que luego de que el Paraguay naciera siguieron impulsando héroes militares y civiles, tales como el único misionero que ha llegado a la Presidencia del Paraguay hasta la fecha como el florideño Luis Alberto Riart Vera o su compueblano Miguel Acevedo Llanes, el padre del caricaturismo paraguayo.

El mismo sueño que impulsaron los sanmiguelinos Guillermo Molinas Rolón y Oscar Creyd Abelenda, entre otros de la capital de la lana.

O los que desde San Juan comenzaron a sembrar toda su historia y legado de paraguayidad, hombres y nombres como Agustín Pío Barrios, Pastor Bogarín Argaña y tantos ilustres que la capital departamental dio a la patria.


Es que Misiones en estos años no quedó dormido en el letargo y sus hijos en la quietud de los que se desentienden. Así San Ignacio GuaZú y las demás tres ciudades jesuíticas como Santa María, Santa Rosa y Santiago también aportaron lo suyo. Y no precisamente desde 1811, sino desde mucho tiempo antes.

Ayolas Misiones que siendo la sede de la hidroeléctrica más grande en infraestructura en gran parte del mundo, o la histórica y aislada Yabebyry que con Juanita Pesoa y Rafael Barrett también instalaron su nombre en el desarrollo de la patria.

En definitiva los nacidos en esta tierra tenemos el peso del compromiso de nuestra historia. La misma historia que partiendo desde hace cuatro siglos y dos años de existencia apellidos como Lorenzana, Arapysandú, Choo, Pana, Mbirichua, Tañara, Ranzonier, Padre Manuel  Berthod y tantos otros iniciaron el proceso histórico que hoy seguimos.

O quienes estuvieron en el nacimiento de la patria, donde ya resuenan los nombres de José Agustín Molas, Fulgencio Yegros que siendo Tte. Gobernador de estas tierras formó parte del grito libertario.

O cuando la patria, desde los humedales del Ñeembucú hasta la masacre de Cerro Corá acompañó al Mariscal Francisco Solano López y en las fuerzas paraguayas contaba con nacidos en Misiones, como el Santiagueño Comandante Alejo Ramírez o los ignacianos Eduardo Ramírez y María del Socorro Palacios y Toribia Acosta quienes formaban parte de la Escolta de Madama Lynch.

Es por ello que el compromiso con la independencia del Paraguay se renueva. Dia a dia. En cada uno de nuestros actos cotidianos. Es ahí donde se prueba nuestro sentido de pertenencia al país y a la región. Es ahí donde nos autoevaluamos en cada una de las acciones de las cuales somos protagonistas.

Y ese sentido de pertenencia es identificarse con el país liberado, pero sin renunciar a nuestro rico pasado. Es una cuestión de honor. El grato honor de formar parte de la historia de las Misiones del Paraguay. Buenas noches.



El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

            Santiago es una hermosa ciudad. Apacible. Bella. Encantadora. Mágica. La originaria Yvyty Rokai Roke, como toda población je...