lunes, 31 de enero de 2011

Bicentenario. La mejor alegoría en la fiesta de la tradición misionera.

                Indudablemente la mejor alegoría. Lejos. Los descendientes de Vicente Imas se pasaron en la XXXII edición de la Fiesta de la Tradición Misionera. Lo hicieron de forma maravillosa. Recordaron los doscientos años de nuestra patria. El Bicentenario fue el tema que eligieron y lo recrearon de la manera que todos los asistentes esperamos: en forma perfecta.

                Desde el primer jinete portando el cartel que indicaba la familia protagonista, seguido muy de cerca por otro que señalaba “Estampas de nuestra historia” y uno más atrás con “Paraguay Bicentenario”, el cuadro nos introducía a un viaje imaginario por los doscientos años de historia del Paraguay.

                El misionero Vicente Ignacio Iturbe, cuya memoria debe ser rescatada en debida forma, el oriundo de Santa María que estuvo en el momento del nacimiento de la patria, estampaba su figura caminando por el hermoso césped de la principal plaza de Santiago. Una pareja que simbolizaba al varón y la mujer paraguaya de la época, muy cerca del otro religioso también se acercaban al palco oficial.

                Gaspar Rodríguez de Francia montando en su caballo, tal como lo hacía en aquellas solitarias noches asuncenas, resguardando los intereses de la patria, también iba pasando. La soledad, su compañera inseparable de la época lo transportó a la tarde santiagueña donde emergieron los sentimientos encontrados hacia el “padre de la patria”.

                El “Aka Karaja”, con sus uniformes de honor. El regimiento de Caballería caracterizado por el casquete de forma cilíndrica, montados en briosos caballos también se unían a la fiesta.

                Dos carritos de la época, aquellos inmortalizados por el paraguayísimo “chulqui” acercaban a bellas damas de la época. Entre ellas, Juana Maria de Lara y Villanueva de Díaz de Bedoya. La mujer de la Revolución, al decir del prestigioso historiador compatriota Luís Verón. La misma que entregara el ramo de flores que inmortalizó los colores de la enseña patria. Todos los hombres de la independencia estuvieron representados en el brillante cuadro alegórico.

                Más atrás, Carlos Antonio López, el hombre que llevó al Paraguay por la senda del progreso en aquel tiempo. Ferrocarriles, rutas, escuelas, inmortalizan el nombre del hombre que paseó su estampa por la primera capital departamental de Misiones: Santiago. La ciudad donde hizo oficina Nolberto Ortellado, el primer delegado de gobierno que tuvo Misiones. En aquella época incluso se denominaba la zona Departamento de Santiago.

                Luego, dos jóvenes bellezas santiagueñas en un carro conducido por un joven de la época, es el presagio a los batallones de asalto de las fuerzas paraguayas en la Triple Alianza. Metros más atrás, Elisa Lynch acompaña a Panchito en el carro del cual observó como la muerte se apoderaba de los principales hombres de la patria en las serranías amambaienses de Cerro Corá.

                El Mariscal Francisco Solano López, también pasaba con su caballo. Al decir del presentador del evento Rafael Acosta, admirado y criticado. El hombre que dio su vida a cambio que su patria siga existiendo.

                El rumbo de la República siguió su destino. Así, las residentas, aquellas valientes mujeres que hicieron resurgir al Paraguay desde las cenizas también estuvieron. Luego, cuando el país, comenzaba a resurgir, vino la Guerra del Chaco. Los humildes soldados paraguayos que dieron todo sin pedir nada. Las enfermeras, los choferes, en fin. La línea de tiempo no pudo detenerse y ahí estuvo.

                El Paraguay siguió su rumbo. Finalmente cinco hermosas criaturas lanzaron dos bellas palomas que volaron en la inmensidad de la tarde santiagueña, simbolizando la libertad de una patria joven y consciente de su destino.

                Ahí estuvimos y es lo mejor que hemos visto. Felicitaciones.

miércoles, 26 de enero de 2011

En el club CENTENARIO de Asunción: Autoridades de la JCI presentaron a San Ignacio como cuna del fútbol mundial.

Adolfo del Puerto, presidente JCI San Ignacio defendió a San Ignacio Guazú Misiones como “cuna del fútbol mundial”.

                El flamante presidente de la JCI de San Ignacio Adolfo del Puerto en compañía de integrantes de dicha importante organización civil de nuestra ciudad participó de una serie de actividades en la capital del país, entre ellos charlas informativas en el Club Internacional de Tenis (CIT) y en el Club Centenario.

                En éste último evento, Del Puerto presentó a San Ignacio Guazú Misiones como la “cuna del fútbol  mundial” lo cual repercutió en forma positiva entre los integrantes de la organización con enlaces a nivel nacional e internacional.

                “Vengo desde la cuna del fútbol mundial y gustosos participamos de éste evento donde se combinan las experiencias de todos los compañeros de distintos puntos del país”, indicó en otro momento.

                Al término de la actividad, presidentes de la JCI a nivel nacional, como la presidenta nacional 2011, Lilian Graciela Rolón Flecha, quien resaltó el interés de la organización por generar un impacto positivo en la sociedad se acercaron a Del Puerto para profundizar el carácter de “cuna del fútbol” de San Ignacio Guazú Misiones Paraguay.

                Del Puerto en su carácter de presidente de la JCI San Ignacio, el sábado 22 de enero pasado, en el salón Fundadores del Club Centenario, participó con la Abog. María Lorenza Cantero, Vice Presidenta Comunidad de la JCI San Ignacio y otros integrantes de la organización en la cena de transmisión de mando de la gestión 2011 de la JCI Paraguay y de la JCI  San Lorenzo. En la oportunidad se realizó el traspaso de mando a las nuevas autoridades para el ejercicio 2011, y además será el juramento de la comisión directiva, incluyendo la incorporación de nuevos socios.

                Estuvieron presentes igualmente delegaciones de la JCI de Asunción, San Lorenzo, Coronel Oviedo, Ciudad del Este, Encarnación, Santa Rita, Pilar, Salto del Guairá, Hernandarias, Pedro Juan Caballero, San Ignacio Misiones, Colonias Unidas y Caaguazú. Fue el inicio de las distintas actividades que realizará la JCI durante este año.

                La JCI es una comunidad mundial de jóvenes ciudadanos activos, que está presente en más de 110 países de todo el mundo y que comparten la creencia que para poder crear cambios positivos, se debe trabajar en conjunto de manera a mejorar en forma personal y luego proyectar dichas transformaciones en toda la sociedad. Es la misión de ofrecer oportunidades de desarrollo que preparen a los jóvenes para crear cambios positivos.

                En la ocasión estuvo presente el vicepresidente ejecutivo mundial de la JCI Eladio Martínez Toro, de Puerto Rico, quien intercambió ideas de proyectos sobre ciudadanía activa, responsabilidad social empresarial, los objetivos del milenio y actividades comunitarias. El mismo dictó charlas para jóvenes el jueves 20 en San Lorenzo y el sábado 22 de enero respectivamente en el CIT.


domingo, 23 de enero de 2011

Ayer en el Defensores del Chaco: la sub 15 exhibió el título de campeón nacional de interligas.

Emotivo homenaje recibieron los chicos de la Sub 15 de la Liga Ignaciana de Deportes, ayer a las 17:00 hs. cuando pisaron el cesped del principal escenario deportivo de nuestro país: Estadio de los Defensores del Chaco y exhibieron el título obtenido hace una semana en nuestra ciudad como campeones nacionales de interligas en su categoría. 
Los bicampeones giraron la vuelta olímpica y recibieron el aplauso de propios y extraños. Estuvimos ahí acompañandolos y reproducimos en la gráfica la emoción de los jóvenes futbolistas ignacianos.

viernes, 21 de enero de 2011

Intendenta municipal pide que San Ignacio Guazú Misiones Paraguay sea declarada como cuna del balompíe mundial.

La Lic. Adelma Salas de Ruiz, hace instantes solicitó que nuestra ciudad sea declarada como la cuna del fútbol mundial. Lo hizo frente a las altas autoridades de la Secretaría Nacional de Cultura, Ana Mello y María Victoria Figueredo. El evento se realizó en el Centro Educativo 702 y contó con la participación del presidente de la Junta Municipal Prof. Máximo Génez, la concejala municipal Adolfina Arrieta de Aceval. Nos invitaron y ahí estuvimos, en compañía del incansable promotor cultural Carlos González y del director de la Penitenciaría Regional Leo Ortiz quien presentó también su proyecto de lectura para con los reclusos. He aquí la filmación del pedido de la máxima autoridad comunal de San Ignacio.

Ana Mello, Directora General de creación y diversidades de la Secretaría Nacional de Cultura prometió acompañar pedido.

Rápida respuesta tuvo el pedido de la Intendenta Muncipal local. En ese sentido, la directora de creación y diversidades de la Secretaría Nacional de Cultura Ana Mello prometió acompañar la iniciativa para que nuestra ciudad sea declarada como cuna del fútbol mundial. Fue durante la conferencia de prensa que hace instantes culminó en el Centro Educativo 702 de nuestra ciudad.

Victoria Figueredo de la Secretaría Nacional de Cultura.

La Directora de Promociones Culturales de la Secretaría Nacional de Cultura, María Victoria Figueredo también se refirió al pedido de la Intendenta Municipal de ésta ciudad, para que nuestra ciudad sea declarada como cuna del fútbol mundial. 

Intendenta municipal Lic. Adelma Salas de Ruiz solicita reconocer a nuestra ciudad como cuna del balompie mundial.

Lic. Adelma Salas de Ruiz solicitando que San Ignacio sea declarada cuna del balompie mundial.
En conferencia de prensa realizada en el Centro Educativo 702 de nuestra ciudad, la Intendenta Municipal Lic. Adelma Salas de Ruiz solicitó oficialmente el apoyo institucional a dos altas funcionarias de la Secretaría Nacional de Cultura el acompañamiento institucional para que nuestra ciudad sea declarada como la ciudad cuna del balompíe mundial. 
El pedido lo realizó ante Ana Mello directora de Diversidad e Industrias Culturales, quien vino acompañada de Victoria Figueredo directora Promociones Culturales de la Secretaría Nacional de Cultura. La respuesta fue positiva y lo reproducimos también en ésta misma página.

Ana Mello, directora de Diversidad Cultural compromete acompañar iniciativa para declarar a nuestra ciudad como cuna del fútbol mundial.

Durante la conferencia de prensa que hace instantes culminó en el Centro Educativo 702 de nuestra ciudad, la directora de Diversidad Cultural de la Secretaría Nacional de Cultura se comprometió en acompañar la iniciativa de declarar a San Ignacio Guazú Misiones como cuna del balompíe mundial. Fue en respuesta al pedido oficial realizado por la Intendenta Municipal de ésta ciudad Lic. Adelma Salas de Ruiz. Un día sumamente importante en nuestra lucha por ésta corriente de pensamiento por el rescate de un logro resaltante de nuestros ancestros guaraníes.

jueves, 20 de enero de 2011

San Ignacio Guazú Misiones Paraguay, cuna del fútbol mundial.

25 de setiembre de 2010. 10 mil personas aglomeradas en la plazoleta de la Iglesia de San Ignacio Guazú Misiones. Fecha histórica en que nuestra ciudad se declaraba ciudad cuna del fútbol a nivel mundial. Este fue nuestro discurso: 

San Ignacio Bi campeón Nacional de Interligas. Diario Ultima Hora del día de hoy.

San Ignacio Bi Campeón Nacional de Interligas. Publicación del diario Ultima Hora.

Publicación de Diario Ultima Hora, suplemento regional La Hora del Sur.

San Ignacio en La hora del Sur del diario Ultima Hora.

José Pereira preparador físico y José Carlos Guirland.

Ultima Hora publicó en la fecha a los bicampeones nacionales de interligas Sub 15.

miércoles, 19 de enero de 2011

Darío Verón es ignaciano. Esta es la prueba.

Por única vez, deseo referirme al lugar de nacimiento de DARÍO ANASTACIO VERÓN MALDONADO. La estrella de la selección paraguaya. Él es ignaciano y acá está la prueba. La fotografía de su Certificado de Nacimiento Original exhibido durante la inauguración de su complejo deportivo. Por única y última vez, compartimos con los amigos lectores de éste blog. Darío Verón es el ignaciano más famoso en la actualidad en todo el planeta tierra. Es ignaciano e invierte en su comarca.

Rafael Barret o los cimientos de la desidealización. (Brillante artículo de Soledad Acosta que reproducimos en éste blog)

Quizás él había vivido en el Paraguay antes, siglos o
milenios  antes, quién sabe cuándo, y lo había olvidado. Lo cierto es
que hace cuatro años, cuando por casualidad o curiosidad
Rafael Barrett desembarcó en este país, sintió que había
llegado a un lugar que lo estaba esperando, porque este desdichado lugar, era su lugar en el mundo.
Eduardo Galeano

Por Soledad Acosta
Rafael Barrett llega a Paraguay hacia 1904, en un momento en que se gestaba uno de los movimientos literarios más prolíficos de nuestra historia. Este movimiento es conocido como Novecentismo o Generación del Colegio Nacional, esto último debido a que la mayoría de sus integrantes formaba parte de esta otrora prestigiosa institución educativa.
Los hombres del 900 planteaban una nueva estética y una nueva visión, predominantemente “lopista”. En este escenario de exaltado amor y loas al Mcal. López,  aparece en el ámbito de nuestras letras una voz disidente, discordante, desafiante: Rafael Barrett. Este sufriente narrador, periodista y ensayista español no quiere cantar al pasado ni a sus héroes, su voz anhela ser un compromiso con el dolor paraguayo: él denunciará la esclavitud, la miseria indigna en la que sobrevive el pueblo, y mostrará la realidad que ocultan u olvidan los demás escritores y pensadores.
Esta época es la de los polémicos enfrentamientos entre el joven Juan E. O’Leary –principal representante del lopismo─ y su maestro Cecilio Báez ─acérrimo antilopista─.
En su “Carta a la juventud” de 1902 decía Cecilio Báez, en el marco de la polémica con O’Leary:
Ellos desean que nosotros digamos que la Triple Alianza fue la agresora del Paraguay, porque diciendo esto queda justificado el tirano López…según ellos. Quieren que digamos que los tiranos hicieron la grandeza del Paraguay, y que si éste ha caído, ha sido por obra exclusiva de la Alianza. Finalmente quieren presentar a Solano López como el defensor de los derechos del Paraguay, cuando este malvado es el único causante de la guerra y de todas sus consecuencias. 1

Por su parte, O’Leary recordaba, en su célebre discurso de 1930, aquel enfrentamiento con su maestro y expresaba lo siguiente:
Y es hora de decir que no he pretendido ni pretendo hacer de él [del Mcal. López] un semidiós, ajeno a las imperfecciones de nuestra naturaleza humana. He querido, sí, dar la visión de su grandeza, sin detenerme a magnificar las fallas de su pujante personalidad. (…) Se habla de sus errores y hasta de sus crímenes. Se dice que fue cruel. Su gran error fue no haber vencido. Su crimen haber amado demasiado la patria… (…) No basta saber que se dio por entero a nuestro país y que por dejarnos una patria sobre la tierra –una patria de la que no tuviéramos que avergonzarnos─ olvidó que era un hombre para convertirse en una fuerza de la naturaleza, en relámpago, en rayo, en huracán, en terremoto, para defender la heredad de sus mayores y la cuna de sus hijos (…). 2
Y así, mientras se discutía si Solano López fue un héroe o un villano (el discípulo venció al maestro en esta disputa), Barrett denunciaba con crudeza la esclavitud en los yerbales:
Es preciso que sepa el mundo de una vez lo que pasa en los yerbales. Es preciso que cuando se quiera citar un ejemplo moderno de todo lo que puede concebir y ejecutar la codicia humana, no se hable solamente del Congo, sino del Paraguay. 3

Uno de sus textos más trágicamente bello es “Degeneración”, el ser humano es cosificado, los yerbales lo convierten en un fardo; ya no es un hombre, lo han avasallado, le han arrancado la dignidad. Sin embargo,  se resiste y tal vez la rebelión, todavía,  corre en sus venas:
Escudriñad bajo la selva: descubriréis un fardo que camina. Mirad bajo el fardo: descubriréis una criatura agobiada en que se van borrando los rasgos de su especie. Aquello no es ya un hombre; es todavía un peón yerbatero. Hay quizás en él rebelión y lágrimas. Se ha visto a mineros llorar con el raído a cuestas. Otros, impotentes para el suicidio, sueñan con la evasión. Pensad que muchos de ellos de ellos apenas son adolescentes. Su salario es ilusorio. (…) Tienen que comprar a la empresa lo que comen y los trapos que se visten. En otro artículo daré a conocer los precios. Son tan exorbitantes que el peón, aunque se mate trabajando, no tiene probabilidad de saldar su deuda.  Cada año la esclavitud y la miseria se afirman más irremediablemente en una maldición sola. 4
Otro escritor de esa época es Alejandro Guanes, quien cantaba y añoraba viejos tiempos en sus versos. Al igual que los de su generación, se ocupaba del pasado y no del presente en ruinas. En “Las leyendas” recuerda con nostalgia y melancolía el viejo caserón familiar:

Caserón de añejos tiempos, el de sólidos sillares,
con enormes hamaqueros en paredes y pilares,
el de arcaicas alacenas esculpidas, ¡qué de amores,
qué de amores vio este hogar!
el que sabe de dolores y venturas de otros días,
estructura singular,
viejo techo ennegrecido, ¡qué de amores y alegrías
y tristezas vio pasar!5
Guanes nos ofrece una idealización del pasado, un pasado que da seguridad “sólidos sillares”,  que le recuerda momentos felices “amores” “venturas”, también aparecen las marcas del pasado “dolores”. Sin embargo, los dolores se ven atenuados por la distancia temporal, ya solo hay cicatrices, que están ahí, pero no sangran, ni duelen.  Así, la casa se presenta como lugar privilegiado de un pasado idealizado (la casa ofrece cobijo) frente al exterior inclemente de los yerbales barretianos.
Las miradas son determinantes: una, al pasado idealizado; otra, comprometida con el presente. Barrett recorría el interior del país y describía magistralmente la miseria y el sufrimiento de sus hermanos. En “Lo que he visto” narra con profundo dolor y tristeza la realidad que observa (y vive):
He visto a las mujeres, las eternas viudas, las que aún guardan en sus entrañas maternales un resto de energía, caminar con sus niños a cuestas. He visto los humildes pies de las madres, pies agrietados y negros, y tan heroicos, buscar el sustento a lo largo de las sendas del cansancio y de la angustia, y he visto que esos santos pies eran lo único que en el Paraguay existía realmente. Y he visto a los niños, los niños que mueren por millares bajo el clima más sano del mundo, los niños esqueletos, de vientre monstruoso, los niños arrugados, que no ríen ni lloran, las larvas del silencio. 6
“He visto”, nos grita Barrett, él es testigo, protagonista en el aquí y el ahora; en cambio, la mirada al pasado es a un allá y un entonces, lejanos, en los que no se está inmerso, por tanto, no golpea y se puede idealizar. Barrett no solo es testigo y denunciante, además nos invita a seguirlo: “Venid conmigo a los yerbales, y con vuestros ojos veréis la verdad”.7
Recordándonos el alegato de Émile Zola, dirá en “El botín”:
Yo acuso de expoliadores, atormentadores de esclavos, y homicidas a los administradores de la Industrial Paraguaya y de las demás empresas yerbales. Yo maldigo su dinero manchado de sangre. Y yo les anuncio que no deshonrarán mucho tiempo más este desgraciado país. 8
Como venimos diciendo, en una misma época las miradas de los intelectuales y escritores eran antagónicas: unos debatían sobre temas históricos, añoraban el pasado, exaltaban a los héroes y se olvidaban del presente; otro, al contrario, se dolía y denunciaba la injusticia, porque como él mismo decía  “no porque el pasado haya sido pésimo hemos de aceptar las calamidades presentes.”9
Acusar, denunciar, defender a los explotados, enfrentarse a los empresarios le valió al “más paraguayo de los paraguayos” (en palabras de Eduardo Galeano)  la persecución.  La palabra comprometida de Barrett, como dice Rodríguez-Alcalá,  no “hizo escuela”. Su visceral y potente voz no solo no fue escuchada por sus contemporáneos, sino que fue silenciada. La que se oyó y sí hizo escuela fue la de otro extranjero, Goycoechea Menéndez, “uno de los más fervorosos reinvidicadores de las virtudes del pueblo vencido en 1870”. 10 Goycoechea fue un celebrado narrador y precursor de la corriente nacionalista e idealizante de nuestro país.  Rafael Barrett sería escuchado y seguido muchos años después –dos décadas luego de su muerte– y de esta forma se convertiría en padre de la otra tendencia de nuestra narrativa: la crítica y de denuncia social.
Esta tendencia crítica iniciada por Barrett será la de los grandes escritores de nuestro país: Augusto Roa Bastos, Hérib Campos Cervera, Josefina Plá, Julio Correa y otros más que seguirán el camino señalado por el coraje, la sensibilidad y el profundo compromiso con los oprimidos que caracterizó a este español. Podemos concluir, por tanto, que este hombre que vivió apenas seis años por estas tierras es uno de nuestros más importantes escritores, hizo escuela póstumamente y sus textos, de una gran altura estética y conceptual, siguen, lastimosamente, vigentes. Y decimos lastimosamente, porque esa vigencia nos da la pauta de que la realidad social de nuestro país sigue siendo aquella misma deplorable e hirviente de injusticias que movió la pluma barrettiana.

REFERENCIAS
  1. Rodríguez-Alcalá, Hugo y Dirma Pardo Carugati. Historia de la literatura paraguaya. Asunción, El Lector, 1999, p. 51.
  2. Ibíd., p. 53.
  3. Barrett, Rafael. Obras completas II. Asunción, RP Ediciones, 1988, p. 7.
  4. Ibíd., p. 15.
  5. Rodríguez- Alcalá. Op. Cit., p. 65.
  6. Barrett, Rafael. Obras completas I. Asunción, RP Ediciones, 1988, p. 77.
  7. Barrett, Obras completas II. Asunción, RP Ediciones, 1989, p. 7.
  8. Barrett. Op. Cit., p. 22.
  9. Barrett, Rafael. Obras completas III. Asunción, RP Ediciones, 1989, p. 407.
  10. 10. Rodríguez- Alcalá. Op. Cit., p. 61.
 

Comentarios  

 Camilo Cantero 19-01-2011 17:05
Con Rafael Barret se inicia la literatura de denuncia social en nuestro país. "Lo que he visto" ha publicado inspirándose en lo que observó durante su refugio por un año en la Estancia Laguna Porä del distrito de Yabebyry, departamento de Misiones, donde hace meses en coincidencia con los cien años de su fallecimiento, la ciudadanía le rindió un justo homenaje. Brillante artículo Soledad Acosta. Felicitaciones y voy a reproducir en mi blog personal, salvo mejor criterio vuestro. Muchas gracias.
 
 Lucho Torres 18-01-2011 15:15
La posición comprometida del escritor latinoamericano debe ser una constante, en estos momentos tan insensibles generados por la censura democrática (ocultación de la información), la cual aumenta la lupa en cuestiones banales relegando siempre lo esencial para el hombre.
Soledad, me parece muy acertada la presentación de estos polos opuestos (indiferencia y compromiso), porque es una encrucijada que la juventud universitaria tiene el deber y la obligación de resolver.

domingo, 16 de enero de 2011

San Ignacio Bi Campeón Nacional Interligas Sub 15. Imagen de la consagración.

http://www.facebook.com/video/video.php?v=184919188202390

Los inventores del fútbol. Haciendo honor a la historia. San Ignacio Bi campeón.

Los Bicampeones Nacionales en la vuelta olímpica frente al mural de Yamila Cantero.
    
    Era un domingo diferente. De aquellos que solo los “futboleros” podemos entender. San Ignacio, la histórica cuna del balompíe mundial, bicampeona nacional de interligas y la única liga del Paraguay bicampeona de la Copa San Isidro de Curuguaty en toda la existencia de la UFI tenía una cita con la historia. Y eran jóvenes adolescentes los protagonistas. Como aquel caluroso enero del 78 y del 80. O simplemente como el enero del 2010 en Santaní. La sub 15 de la Liga Ignaciana de Deportes con la joven dupla Joel Godoy-José Pereira y la asesoría en estas finalísimas del consagrado Carlos Guirland mandaba sobre el césped del Ytororó FBC a once gallardos “pendejos” que asumieron quizás el compromiso más importante de toda su historia de futbolistas: lograr el cetro en su propia casa.

                En la cancha, la batuta lo dirigió magistralmente René Obregón. Un número 8 de aquellos, un mediocampista que se puso al hombro el equipo y sumó a su natural talento la mística y las convicciones propias de un conjunto para campeonar. Nieto del apreciado “Monchí”, René sabía que éste era su campeonato. El certamen que lo presentó ante su exigente sociedad deportiva, que lo retribuyó con aplausos y vítores de campeón. Indudablemente el jugador más importante que pudo tener en éstas finales la Liga Ignaciana de Deportes.

                El bicampeón nacional de Interligas Sub 15 es un elenco completo. Desde el arco, donde Obregón tuvo tapadas importantísimas y una actuación sensacional en la definición por penales en la primera fecha contra Villarrica, pasando por la zaga donde Fleitas despejó todo lo que venía, las proyecciones por derecha de Marcelo, el brillante aporte de Castillo, San Ignacio logró exactamente lo que buscaba: el cetro del certamen.

                Y lo logró. Con honestidad, caballerosidad deportiva, apelando siempre al juego limpio, a la serenidad propia de los triunfadores, a una brillante comisión organizadora que previó hasta los mínimos detalles y una exigente afición deportiva que cuando se convenció que “esto iba en serio” no escatimó esfuerzos para apoyar con todo a quienes hoy se alzan por segundo año consecutivo con el certamen más importante del interior de la República del Paraguay.

                Los once chicos, los suplentes y quienes integraron el plantel, son los mejores en su categoría en toda la República del Paraguay. El Fortín de la Barriada se convierte en el escenario histórico, donde por primera vez en su existencia, la Liga Ignaciana de Deportes alcanza un título a nivel nacional. Por todo ello, por nuestros chicos, por el fútbol que tanto nos apasiona, SALUD CAMPEÓN.

                                                                                              Fortín de la Barriada. 16 de enero de 2011.

miércoles, 12 de enero de 2011

En Inauguración de Finales Sub 15 Interligas: defendimos nuestra tesis sobre el origen del fútbol en nuestra ciudad.


San Ignacio es la cuna del fútbol mundial.                          
 Los cuatro puntos cardinales de la República convergen hoy en el fortín de la Barriada, denominación como se conoce a éste Estadio del Ytororó FBC, sede en los últimos años de las más importantes confrontaciones a nivel nacional que la Liga Ignaciana de Deportes haya tenido. Es éste mismo sitio, donde la antigua Federación Deportiva Misionera, convertida hace unos años en Liga Ignaciana de Deportes, se ha galardonado en la fase previa a la gloria traducida en el logro del título de Campeón Nacional de Interligas en los años 78 y 80. Es esta liga, el último bicampeón vigente hasta la fecha y siendo la única selección de la República que hasta hoy también se haya alzado con la Copa San Isidro de Curuguaty en dos certámenes en forma consecutiva.

    Pero el fútbol, éste deporte que nos apasiona y enorgullece, que nos integra y une lazos de amistad, ya fue practicado en ésta histórica ciudad de cuatro siglos y un año de existencia, no hace poco, sino en las mismas Reducciones Jesuíticas de las piernas y el talento de indígenas paraguayos, apoyados y coordinados muy de cerca por los padres de las Reducciones, entre ellos el primer santo paraguayo Roque González de Santa Cruz.

   Por ello, el pasado 25 de setiembre de 2010 más de cinco mil personas se reunieron en la plazoleta de la Iglesia de ésta ciudad, cuando en una fecha histórica, se proclamó a ésta comarca como la “Cuna del Fútbol Mundial”.

   Y a partir de aquella fecha histórica, venimos defendiendo nuestra tesis, que el fútbol se inventó en las Reducciones Jesuíticas y específicamente acá, en ésta tierra que ustedes pisan hoy, la antigua capital departamental de Misiones, la capital de la cultura paraguaya ganadora del Concurso de los Pueblos organizado por la Digetur, la cuna de los pueblos jesuíticos del Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay: San Ignacio Guazú Misiones.

   Brevemente queremos afirmar que los documentos respaldatorios son varios, pero la principal indudablemente la constituye el testimonio del Padre Joaquín Peramás oriundo de Cataluña España, quien vivió mucho tiempo en las Reducciones y después fuera expulsado del Paraguay, publicando sus memorias en sus obras que data del año 1793. En ella, señala claramente que los indígenas guaraníes: “Solían jugar con un balón, que, aun siendo de goma llena, era tan ligero y rápido que, en una vez que lo golpeaban, seguía rebotando algún tiempo, sin pararse, impulsado por su propio peso. No lanzaban la pelota con la mano, como nosotros, sino con la parte superior del pie desnudo, pasándola y recibiéndola con gran agilidad y precisión”. El espacio utilizado para la práctica del fútbol era el sitio, que actualmente ocupa la Manzana Principal de la actual Iglesia de San Ignacio Guazú Misiones, ubicado entre las calles San Roque, Iturbe, Marcial de Lorenzana y Cerro Corá del Barrio San Roque de ésta ciudad. El Museo local sigue siendo mudo testigo de aquel tiempo de gloria, arte y cultura barroca de ésta histórica comarca.

    Las pruebas que respaldan nuestra tesis son varias, de los cuales en honor al tiempo vamos a citar solo algunas. Todos coinciden que el fútbol se inventó en ésta ciudad y en las Reducciones Jesuíticas. Así lo ratifica el Vaticano, en su periódico L Observatore Romano, edición del viernes 11 de junio de 2010 en su página 5. La obra: “Los guaraníes inventaron el fútbol” de Gianpaolo Romanato; el padre Antonio Ruiz de Montoya, el sacerdote vasco José Cardiel, la página del Movimiento Juvenil Saleciano de Sicilia, la Universidad Católica de Córdoba, en la obra el “Diario del destierro”, el Dr. Jesús Paredes Ortiz, Profesor de Teoría e Historia del Deporte de la Universidad Miguel Hernández de España, en un su brillante ensayo “Historia del fútbol: evolución cultural”, el Lic. Walter González, joven investigador ignaciano actualmente residiendo en España, el Dr. Vivanco Borja Díaz, Dr. en Economía y Sociólogo español en su obra “El fútbol nació en Paraguay”, la página digital del periódico “El Correo.com” y la brillante publicación del Padre Bartomeu Melía en la edición del 5 y 6 de Junio de 1999, en el Suplemento Cultural “El Correo Semanal” del Diario Ultima Hora de Asunción Paraguay, en un reportaje titulado “Fútbol guaraní: de la pre historia a la Historia” donde afirma que a fines del siglo XVIII, en Italia, España, Portugal y Francia nadie conocía todavía ese deporte, y fueron los misioneros jesuitas los que lo hicieron conocer como novedad y curiosidad increíbles. Los Guaraníes jugaban un juego de pelota con los pies”.

    Los indígenas a la materia prima del cual se hacía la pelota lo llamaban el Mangaí. Era el árbol que daba los nervios a la pelota. Su fruta se llamaba Manga´a. Y por su parte, el mangaysy era la resina del cual se elaboraba la pelota para la práctica del fútbol.


    Por eso a la pelota para jugar lo llamaban “manga”.  Al pase, a la jugada que habilitaba al compañero, a la pared perfecta o simplemente al traslado de la pelota lo llamaban: amombo mangaysy.  Desde 1639 está documentado que hay entre los Guaraníes un juego de pelota con el pie, palabras que no se inventaron en ese momento, sino que remontan a usos prehistóricos. Los jesuitas expulsados del Paraguay divulgaron la noticia que los indios Guaraníes de los pueblos misioneros, entre otras destrezas, como las de ser buenos guerreros y artesanos, eran también excelentes "futbolistas".

      Los colegios ingleses comenzaron a practicar el fútbol recién a partir del siglo XVII. La primera reglamentación fue en Cambridge en 1846, y la primera Asociación de Futbol (FA), de Londres, sólo apareció en 1863 (254 años después de la Fundación de San Ignacio Guazú Misiones Paraguay). La FIFA se creó en París, en 1904. Todas, pues, fechas más recientes que las que documentan el fútbol de los Guaraníes.

           La Municipalidad de ésta ciudad declaró de Interés Municipal nuestro movimiento deportivo cultural a través de la Resolución Intendencia Municipal No. 795/2010. La Gobernación de Misiones también lo declaró de interés departamental y hace un mes el actual gobernador Dr. Víctor Pereira acercó a las autoridades del Vaticano los antecedentes del caso.

            La gloriosa Unión de Futbol del Interior, UFI, en fecha 10 de febrero de 2010 nos permitió defender nuestra tesis en la ciudad Ayolas Misiones donde además se presentó la obra Manga Ñembosarai del Prof. Clemente Cáceres incansable promotor cultural identificado con ésta teoría. Fue en la inauguración oficial del Campeonato Nacional Interligas Sub 19 donde asistieron delegados de las 17 Federaciones de Futbol, que representan a todas las  ligas del interior del Paraguay.  El 16 de noviembre del año pasado, en conferencia de prensa realizada en la Gobernación de Misiones, el Dr. Víctor Pereira presentó el documental sobre el origen del fútbol en San Ignacio Guazú Misiones y anunció la visita protocolar al Vaticano para presentar los fundamentos históricos y la recreación realizada en la cuna del fútbol mundial, circunstancia que ocurrió una semana después.
             
     En definitiva, autoridades civiles presentes, autoridades del fútbol, pasión de multitudes, del fútbol corazón como es conocida la competencia del Nacional de Interligas, se encuentran ustedes pisando un suelo histórico, un suelo mojado por el sudor de hombres y mujeres que desde hace cuatro siglos vienen compartiendo sus sueños y esperanzas de un futuro mejor cultivando los valores del deporte rey. Están ustedes en San Ignacio Guazú Misiones, cuna del fútbol mundial, el mismo sitio donde el primer santo paraguayo Roque González de Santa Cruz impartiera sus enseñanzas, diseñara la ciudad y dejara organizada la primera reducción jesuítica, cuyo legado lo compartimos hasta hoy. Compitan, luchen, jueguen, ganen con decencia y caballerosidad, hagamos honor a los inventores del fútbol, hagamos que estos días de integración quede en el recuerdo como los días más maravillosos que hemos vivido.

   La capital histórica de Misiones, la capital de la cultura paraguaya, la cuna del fútbol mundial les da la bienvenida y les cobije a partir de éste momento como sus más ilustres visitantes.

                Muchas gracias.

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

            Santiago es una hermosa ciudad. Apacible. Bella. Encantadora. Mágica. La originaria Yvyty Rokai Roke, como toda población je...