martes, 29 de noviembre de 2011

Dr. Alejandro Audivert. Ilustre No. 2 "Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia".


Tal como hemos aclarado desde un principio. En la primera obra: “Los 200 misioneros ilustres del Bicentenario del Paraguay”, como en ésta: “Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia” no precisamente vamos a incluir a los que indefectiblemente nacieron en nuestra Mesopotamia entre el Tebicuary y el Paraná. También a aquellos que si bien, vieron el mundo en otros horizontes, finalmente ya sea por la casualidad o por decisión propia se acercaron a nuestros pagos, se mezclaron entre nosotros e hicieron historia. Este es uno de ellos.
Alejandro Audivert. Abogado. Político. Intelectual. Eligió el mismo paraje que Rafael Barrett para encontrarse consigo mismo. Gran defensor del Paraguay en la contienda del Chaco. Eligió la batalla de las ideas. Donde se sientan los corajudos e inteligentes.
Es el segundo nombre que hemos elegido para nuestra galería y cuya biografía más extensa se va a encontrar en la obra, una vez publicada. Por ahora valgan estas breves líneas para referirnos a quien incluso llegara a presidir el máximo organismo judicial de la República del Paraguay.

lunes, 28 de noviembre de 2011

"Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia". Ilustre No. 1. Soledad Barrett Viedma. Yabebyry.


Hoy iniciamos la Galería de “Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia”. Lo hacemos con las mismas convicciones, sueños y esperanzas que nos impulsó la obra “Los 200 misioneros ilustres del Bicentenario del Paraguay”. Con dicha tarea, hemos descubierto que en nuestra Misiones profunda existieron hombres y mujeres que con su predicamento diario “hicieron historia”, aunque jamás van a aparecer en los textos centralizados por el sistema. Es por ello, que este es el grito de la “rebeldía” que surgen desde las praderas y tranqueras de Misiones. Hoy iniciamos y lo hacemos nada menos que con Soledad Barrett Viedma.

Si. La misma. La que nació en los esterales de Yabebyry un 6 de enero de 1945 en el paraje conocido como Tacuruty.

La fuente de su nacimiento constituye la brillante obra puesta en escena en el local de la Cooperativa San Juan Bautista Limitada, sede San Ignacio el jueves 23 de junio de 2011 en el marco de los Festejos del Bicentenario del Paraguay. La intérprete y guionista de la obra: Claudia Miranda asegura tener el testimonio de Nanni Barrett, una de las cuatro hermanas de nuestra ilustre para afirmar ésta verdad, que la ratificamos en conversación con María Barrett y su hermano actualmente radicado en Venezuela Fernando Barrett, cuyo testimonio también se reproduce en el presente capítulo.

La actriz magistralmente representó en su monólogo “El regreso de Soledad Barrett” a nuestra ilustre de referencia. El abarrotado local de la Cooperativa San Juan Bautista Limitada, sede San Ignacio mantuvo el silencio necesario para una noche donde el ilustre hispano-paraguayo Rafael Barrett, abuelo de nuestra primera personalidad de la presente obra, también volvió por unos instantes.

El 11 de marzo de 1971, Soledad Barrett escribió su último poema dirigido a su madre, que refleja fielmente su pensamiento y testimonio de vida:

Madre, me apena verte así
el quebrado mirar de tus ojos azul cielo
en silencio implorando que no parta.
Madre, no te apenes si no vuelvo
me encontrarás en cada muchacha de pueblo
de este pueblo, de aquel, de aquel otro
del más acá, del más allá
tal vez cruce los mares, las sierras
las cárceles, los cielos
pero, Madre, yo te aseguro,
que sí me encontrarás!
en la mirada de un niño feliz
de un joven que estudia
del campesino en su tierra
del obrero en su fábrica
del traidor en la horca
del guerrillero en su puesto
siempre, siempre me encontrarás!
Mamá, no te pongas triste,
Tu hija te quiere.
IGNORADA POR LA “HISTORIA OFICIAL”. Tal como ocurriera también con Juanita Pesoa y cuya situación denunciáramos en nuestra citada obra, el caso de la Tacurutyense (pero de la zona de Yabebyry) Soledad Barrett no es menor. La misma también es ignorada por la sociedad no solo misionera, sino paraguaya en general.

La situación cambia, cuando en el barrio Jardim Adelfiore de São Paulo, Brasil, en el número 315 de la calle Tarcon, hay una escuela municipal denominada Soledad Barrett Viedma, donde los alumnos la recuerdan como "una luchadora paraguaya heroica, que dio su vida por la libertad".

También en Santa Cruz, Río de Janeiro, una calle lleva el nombre de la guerrillera que llegó para unirse a las filas de la Vanguardia Popular Revolucionaria (VPR), la legendaria guerrilla del capitán Carlos Lamarca.

En el Paraguay, el nombre de Soledad Barrett aún es ignorado para la gran mayoría de los habitantes, aunque su abuelo, Rafael Barrett, si resulta más conocido.
Quienes saben algo de la historia de Soledad, la han conocido a través de un poema escrito por el gran poeta uruguayo Mario Benedetti o el cantautor Daniel Viglietti, quienes conocieron personalmente a la paraguaya en Montevideo y le han rendido su homenaje artístico.

"Otra cosa aprendí junto a Soledad: que la patria no es un solo lugar. Cual el amante de la libertad abuelo del Paraguay, creciendo buscó su senda y el Uruguay no olvida la marca de su pisada, cuando busca el norte Brasil para combatir...", canta Viglietti.

Sus biógrafos la relatan llena de encanto y con la gracia tan particular de la mujer paraguaya. Era bella por fuera pero por dentro la integridad de su personalidad y de su carácter bondadoso y solidario la hacía sensible a todos los dolores ajenos e indiferente a los propios. Era rebelde frente a las injusticias, decidida y valiente. Estaba poseída por la sólida conciencia moral del abuelo que le impedía permanecer indiferente ante el despotismo y la empujaba a colocarse al lado de los desdichados.

Pasajes del cuento: “El nacimiento de Soledad Barrett”. Por Camilo Cantero. Escrito el 26 de junio de 2011.

“Era el día de los reyes de 1945. La Estancia Laguna Porä de Yabebyry Misiones demostraba un movimiento inusual. Pasaron tres décadas y media que Rafael Barrett se refugiara en el sitio por el plazo de un año. Los lugareños que transitaban por el polvoriento camino que une Yabebyry con Laureles se percataban con solo girar la mirada hacia la suave colina donde se encuentra el casco principal de la Estancia, apostada a unos doscientos metros del portón principal existía algún tipo de novedad”

“Soledad en esos días de encanto pero de noches oscuras donde la luz del candil apenas alumbraba, pero jamás evitaba su más prolífica creación. La misma Soledad que lo inspirara a escribir “El Dolor Paraguayo” y “Moralidades Actuales”.

“Pero “Soledad” era el nombre elegido. Atraía. Encantaba. Su grito de llegada al mundo iba a romper la monotonía o el silencio. La selva circundante iba a saludarlo con las fieras salvajes, el trinar de los pájaros y el grito de los capataces de la estancia, cuando partían rumbo a los confines del lugar que parecen nunca terminar”.
“Es un sitio encantador. Donde la reina natura hace que el hombre se encuentre consigo mismo en una vida al aire libre y a libre luz. Así lo decía Rafael Barrett, cuyo espíritu se mantenía latente en el lugar. “Donde el hombre está en contacto íntimo y constante con una naturaleza grandiosa y delicada a la vez, que perfecciona los sentidos, robustece y aguza la memoria visual y ennoblece el alma. La cálida benignidad del clima suaviza las costumbres hacia horizontes de ensueño” (R. B.).

Ahí venía al mundo Soledad. Con la inocencia de una niña hermosa de cabellos dorados y piel blanca. Rápidamente se convirtió en la princesa de propios y extraños. La veintena de operarios de la estancia lo admiraban como si fueran su propia hija. Ahí también estaba “Panta”, la que no tiene apellido ni hogar, con sus rarezas y locuras. La que hace el locro a los peones. La que se quema en la cocina y acudía junto al abuelo de Soledad para que lo curara. Y que en ese instante sublime lo hizo comprender hasta qué punto es hermana suya, hasta que punto aparece en su ser, desnuda, vacilante, la débil chispa que ocultamos nosotros bajo máscaras inútiles.

Opinión de Fernando Barrett, 07-08-2011, enviado por email sobre el cuento “El nacimiento de Soledad Barret”. Publicado en www.camilocantero.blogspot.com

Desde Caracas nos escribió el hermano de Soledad Barrett.

            Indica Barrett Viedma que “menos mal que el trabajo lleva inicialmente el género literario: CUENTO. Yo lo cambiaria a POEMA. Lo veo así, con todas las “licencias” que la poética posee en derecho”.

            “La intencionalidad del trabajo, y veo que es un trabajo, es admirable”, afirma para agregar que “recuerdo muy bien el día del nacimiento de Soledad. Fue en la tarde, ya iniciándose el anochecer. Su nombre surgió no sólo por la ausencia del padre, sino de una soledad generalizada en la pequeña hacienda. Con la ausencia del padre, se fueron los trabajadores, casi todos vecinos chacareros pobres. Se fueron los familiares que temporalmente estaban con nosotros, sobre todo en época de siembra o cosecha. Tampoco quedaban las personas “arrimadas” de ambos sexos que eran como familiares colaboradores”

Observación: en el libro “Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia” la referencia a Soledad Barrett es más extensa. Hoy iniciamos nuestra nueva galería de personas ilustres que hicieron historia desde Misiones.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Asociación de Jueces del Paraguay reconocerá nuestra publicación "Los 200 misioneros ilustres del Bicentenario del Paraguay"

Nota oficial de la Asociación de Jueces del Paraguay.
Hemos recibido en el día de hoy la cordial invitación de la Comisión Ejecutiva de la Asociación de Jueces del Paraguay para participar de las Jornadas de Celebración del Día del Magistrado Judicial en la capital del país. Las actividades centrales se realizarán el miércoles 30 de noviembre, fecha en que vamos a recibir el reconocimiento por la publicación de nuestro libro "Los 200 misioneros ilustres del Bicentenario del Paraguay" que se lanzara en el presente año en San Ignacio Guazú y tuviera su presentación en varias ciudades del país como también del exterior. Entre las primeras se destacan San Juan, Pilar, Santa Rosa Misiones y Encarnación. La obra también se presentó en las ciudades de Posadas, Ita Ybate e Ituzaingó, teniendo buena repercusión en cada uno de dichos acontecimientos.
En la parte sustancial de la misiva, cuyo facsimil acompaña la presente publicación señala: "La presente invitación reviste un carácter especial respecto de su persona, atendiendo al significativo hecho que la Comisión Ejecutiva de nuestra Asociación ha resuelto otorgarle un RECONOCIMIENTO por la publicación de su obra titulada: "Los 200 misioneros ilustres del Bicentenario del Paraguay", la cual constituye un valioso aporte para la cultura paraguay, sobre todo atendiendo al Bicentenario de la Independencia de nuestra patria, motivo por el cual Usted se ha hecho acreedor de este reconocimiento, cuya entrega está prevista en un acto solemne que se desarrollará al término de nuestra jornada académica, en la fecha y hora señaladas".
La misiva firman, la Prof. Mag. María Lourdes Sanabria Secretaria General y el Dr. José Agustín Fernández, Presidente de la Asociación de Jueces del Paraguay, lo cual agradecemos.

Copa Radio Libertad tendrá la siguiente denominación: "Camilo Cantero, homenaje en vida".

El amigo Florencio Galeano, Director Deportivo de Radio Libertad FM y organizador anual del torneo amateur más competitivo del interior del Paraguay, Copa Radio Libertad, nos informó en la fecha que el evento que año tras año se disputa entre diciembre y febrero, aglutinando a más de veinte equipos tendrá la denominación que aparece en el titular de la presente nota.
Agradecemos la gentileza de Florencio Galeano y lo aceptamos con mucha humildad, como también en homenaje a todos los sufridos dirigentes de los clubes de barrios y compañías de Misiones que en su momento demostraron que el fútbol además de un factor de integración social es el principal elemento de combate a los vicios y otros antivalores de la sociedad. Muchas gracias Florencio!

miércoles, 23 de noviembre de 2011

"Cien hombres y mujeres que hicieron historia" arranca hasta su lanzamiento.

Tapa de nuestro libro de éste año. Se viene el Tomo II con el nombre de "Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia".
El lunes vamos iniciar la publicación de nuestra galería de hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia. Es la continuidad del trabajo que hemos realizado el presente año y que fuera publicado en el libro: "Los 200 misioneros ilustres del Bicentenario del Paraguay". En el presente caso, publicaremos pasaje de la hoja de vida de cada uno de nuestros ilustres y vamos a enfatizar a través de la red social Facebook, aunque también lo vamos a reproducir en éste blog. Durante la presente semana, vamos diariamente a recordar que se iniciaran las publicaciones de manera a mantener informado a los seguidores de nuestras publicaciones. Esperamos igualmente la cooperación a través de nombres de parte de todos los pobladores de los distritos de Misiones. El lanzamiento del libro se prevé para el mes de marzo del año 2012 con la presentación oficial del Dr. Enrique III Sanchez, quien actuara en tal carácter durante la presentación de nuestra obra en el Aula Magna de la Universidad Nacional de Pilar. UNP. Esperamos la gran participación de los internautas.

domingo, 20 de noviembre de 2011

“Las rebeldes columnas jesuíticas de la antigua Iglesia de Santiago Misiones”.


Representan a los doce apóstoles. Desde 1651 están ahí. El paso del tiempo nos los pudo vencer. Hoy se niegan a desaparecer. Quedaron como símbolos de un pasado glorioso donde la convivencia era solidaria. Pasó el tiempo pero ellos quedaron ahí. Renunciando a morir. Golpeando la inconsciencia de nuestra generación que no las supo cuidar. Ellas siguen su lenta agonía, paso a paso hacia su desaparición definitiva. Al lado de la casa del “Tesoro Jesuítico” donde reposan imágenes que otrora estaban bajo su protección.

Apuntan hacia el cielo. Hacia el “yvaga” que era el pensamiento de la vida eterna para los guaraníes. El terreno donde reposaba la antigua Iglesia Jesuítica de San Ignacio del Caaguazú sigue manteniendo su altura. El desnivel con la avenida principal hace que sea imposible que pasara desapercibida. Sin embargo, siguen. Firmes. Sólidas. Como si fueran eternas. A pesar de la intemperie. Resistiendo al paso del tiempo, con una sola arma: su propia renuncia a desaparecer.

Hace cien años su par de San Ignacio sufrió la demolición. Fue ordenada increíblemente por sus propias autoridades. Los mismos ascendientes de algunas actuales, quienes intentan vanamente negar aquel crimen cultural. En Santiago nadie ordena que se los destruya, pero ellas están ahí. Como símbolos de la “República Utópica de Platón”. “La sociedad perfecta”. Como vestigios de una etapa que nos marcó a quienes formamos parte del vagón del tren que viaja en esta generación.

Pero, hoy, en un día de lluvia, nada mejor que reflexionar sobre la inminente desaparición de un símbolo de nuestra identidad cultural: los restos del antiguo templo de la ciudad de Santiago Misiones.

Hace una semana estuvimos ahí. La fotografiamos y nos queda esta reflexión. En un día como lluvia como hoy, sigue desgastándose lo que antiguamente eran los bloques de las columnas de la monumental Iglesia que tuvo la Reducción Jesuítica de San Ignacio del Caaguazú, hoy Santiago Apóstol Misiones Paraguay. No lo hacemos como una crítica, sino simplemente como un relato, que quizás sirva a futuras generaciones para analizar y juzgar nuestras virtudes y errores. Ésta, quizás sea una de ellas.

Fortín de la Barriada. 20 de noviembre de 2011.

lunes, 14 de noviembre de 2011

"El fantasma de Isla Timbó". (cuento)


Ahí está. Omnipresente. Omnipotente. Nadie lo ve: todos lo sienten. La leyenda supera el paso de generaciones. Cuando surgió? Es la eterna interrogante, similar a la del huevo y la gallina. Pero él o ella sigue ahí. Tiene una autoridad. La que tantos humanos luchan por obtener: autoridad moral. Aquella que no es ninguna concesión graciosa, porque se la gana. Es una deidad que genera devoción de propios y extraños.

Y él o ella la ganó. A veces se viste de hombre, otras veces de mujer. Con merecimiento o no, pero todos le temen. Es que da miedo. A algunos les llega incluso el espanto como a la respetable Margarita Enrique y comitiva quienes testimonian haberla visto rubia y con manta blanca. El manto de oscuridad es su aliado. Pocos son los que se atreven desafiar su autoridad nocturna. Muchos hemos optado por ir a bajarnos a Santiago, General Delgado o San Patricio, cuando el bus intentaba dejarnos en el lugar. Los choferes y guardas de los colectivos nos comprendían con una picaresca sonrisa. Es que la fama del fantasma de Isla Timbó se ganó su prestigio.

Es un sitio sagrado. O para los otros: es un sitio donde no podemos quedarnos porque la podemos pasarla mal. Como muchos incautos o valentonados que pretendieron vanamente pisar el sitio donde el “pora” puso su firma. Muchos fueron “cordialmente” invitados ya sea por su sonido o por su imagen a una “maratón” de cinco kms. hasta San Patricio. Muchos ganaron en velocidad gracias al susto.

Él o ella sigue ahí. Quizás vino con el primer grupo de obreros de la Represa Yacyreta, cuando todo terminaba en ese paraje. Desde ahí, abrieron el esteral y superando el deseo sanguinario de los mbariwi construyeron esa obra maravillosa.

El duende vino para quedarse. Ahí está. El lugar tiene “pora”. Los testimonios abundan. La leyenda urbana superó los límites de Misiones y se extendió a lo largo del Paraguay. Este mismo sitio. Atractivo. Bien construido. Un desvío que cumple con los mínimos requisitos del estándar internacional.., pero algo no previeron: es el sitio donde un “fantasma” se adueñó.
Desde niño escucho su historia. La misma historia ratificada por miles de almas de misioneros y de otras tierras. Las pruebas testimoniales abundan y hoy, en esta tarde gris quería relatarles…. La historia del “pora” de Isla Timbó…. Espero que nunca aparezca en mi camino. Yo por las dudas…. le tengo un sacrosanto respeto.

Yabebyry, 14 de noviembre de 2011.

martes, 8 de noviembre de 2011

Estuvimos en la clausura del concurso "Amor a la Lectura. Año VI". Fue sensacional.

Fue brillante. Las palabras no alcanzan cuando deseamos describir lo que nos gusta. Estuvo genial. Los niños y adolescentes se brindaron en demostrar que en las aulas se van formando en forma eficiente a las futuras generaciones. Nos invitaron y ahí estuvimos. Nos pidieron dar un mensaje y humildemente este fue nuestro aporte hace instantes en CEFIF San Ignacio. Clausura del concurso "Amor a la lectura. Año VI".

lunes, 7 de noviembre de 2011

Gran final del concurso "Amor a la Lectura" en San Ignacio.


Este martes se realiza la gran final del interesante proyecto “Amor a la lectura. Año 6” que organiza la Supervisión Pedagógica de San Ignacio Guazú. El evento, en cuyo lanzamiento hemos estado hablando acerca de la importancia de la lectura es una brillante manera de descubrir talentos e iniciar el hábito de la lectura a estudiantes de todos los establecimientos educativos de la ciudad. Repetimos la disertación que hemos realizado en aquella oportunidad y agradeciendo la invitación que nos cursaron los organizadores, de seguro en horas de la tarde vamos estar en el lugar compartiendo con los estudiantes.


martes, 1 de noviembre de 2011

"El hombre de la Catedral". (retrato literario)



“Conozco un hombre en el interior , que se declara inadaptado mental, vive en  una Iglesia, no porque fuera católico ni cristiano sino porque optó que un buen sitio para que viva un demente es un templo; visita a la tarde una Universidad y desde las ventanas va ayudando a los jóvenes con datos en sus exámenes, es un genio”. Augusto Dos Santos. En su artículo: “La Rebeldía sin Acentos”. Blog: terereontherock

                
             Vive su mundo. Como todos. En un mundo personalizado, él eligió ese sitio. O quizás en su labor celestial “Dios lo puso ahí”. O acaso fue un capricho?. El imponente y majestuoso Templo de San Ignacio Guazú, construida en la década del 30 y terminada ya iniciados los 60 con las manos de “Bareiro” y compañía que le dieron la forma final al campanario, desde hace quince años lo cobija. Todos sabemos que él vive ahí. Eligió vivirlo. Por loco. Por genio. El motivo real no lo sabemos, pero él hace tiempo que es el hombre que transita los largos corredores laterales de la imponente “Catedral en proyecto” de mi pueblo.

                San Ignacio Guazú transita orgulloso por sus cuatro siglos de existencia y el casco histórico de la misma transmite aires de magia, encanto, pasión y enigma. La Iglesia que sustituyó a la antigua, demolida por orden de propios y extraños es el sitio de encuentro de la mayor franja poblacional. Es el territorio delimitado por nuestro protagonista.

                Se declara demente, tal como lo dice la frase que inspiró nuestro artículo. Augusto lo conoce muy bien, como lo conocemos todos los parroquianos ignacianos. Es un genio. Un joven brillante que fue funcionario de una institución pública y de repente, se alejó del mundo, de “nuestro mundo”, al que llamamos soberbiamente “civilizado”, para vivir el suyo propio. Aquel que pocos eligieron para vivirlo. O fueron llevados por la corriente mental hacia ese cauce. Libre como el viento. En la casa que él eligió. Sin molestar a nadie. Vive ahí. En la Iglesia. En el templo de la ciudad donde diariamente hay actividad. Su única tarea diaria es hace sonar la campana que lo realiza maravillosamente.

                Él es. “El loco de la Iglesia”. Auto declarado demente, pero con rasgos de lucidez increíble. Hasta hace tiempo cuando funcionaba aún una universidad privada en la vieja Escuela aledaña, tenía como hobby cruzar la calle Cerro Corá e ir a divertirse con los números. Genio en matemáticas. Ahora, sus amigos preferidos son los jóvenes del colegio secundario de la cercanía. Con ellos sigue enhebrando complicadas fórmulas. Lo hace ex profeso. Lo vuelve complicado para demostrar lo mucho que sabe.

                Inspirado por el blog del amigo Augusto. Rápidamente descubrí a quien se refería. Quería presentarles. Es él. El mismo de esta foto. Quien día a día nos enseña que cada uno podemos vivir un mundo, pero que él, eligió el de la libertad absoluta: el fascinante mundo de los que “los normales” llamamos loco!.

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

            Santiago es una hermosa ciudad. Apacible. Bella. Encantadora. Mágica. La originaria Yvyty Rokai Roke, como toda población je...