sábado, 26 de agosto de 2017

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.


            Santiago es una hermosa ciudad. Apacible. Bella. Encantadora. Mágica. La originaria Yvyty Rokai Roke, como toda población jesuítica tiene sus historias, como ésta donde se unen la riqueza del conocimiento guaranítico y el aporte jesuítico que se instala por estos lares desde los albores del siglo XVI.
             Corría el año 1651 cuando los jesuitas fundaron San Ignacio del Caaguazú, una hermosa población cuyos rastros perduran hasta hoy con el nombre de Compañía Caaguazú, al que se accede unos pocos kilómetros de haber transitado la Supercarretera de la Represa Yacyreta que parte de Isla Timbó hasta Y asy Reta, auténtico nombre rebautizado como Ayolas o Yacyreta por los hombres blancos que en aquel tiempo cambiaban cualquier denominación guaranítica por nombre de santos o militares. Lo auténtico es que la “zona de aguas turbias” no impone ningún tipo de discusión por las características propias del innavegable río en algunas zonas que muy bien lo manejaban los auténticos dueños de ese verdel florido regado por la límpida agua que va dejando huellas en su eterno transitar.
             Cuando estaban por cumplirse dos décadas de la instalación, se mudaron más hacia el sur, apostándose en la ruta de la yerba mate, que los jesuitas exportaban utilizando el puerto preciso de San Josemi, en Y asy reta, venciendo los obstáculos propios del bravo Río Paraná. Era el año 1669 y el Padre Manuel Berthod ponía a salvo el poblado, principalmente de quienes pretendían atacarlo en el estratégico sitio donde hasta hoy va creciendo a pasos agigantados la capital de la tradición misionera.
             El arroyo San Isidro, era la fuente de vida de toda la reducción. El sitio servía no sólo para el consumo del vital líquido, sino principalmente para el aseo de los parroquianos, apostado a solo doscientos metros de la Iglesia principal y rodeada según la característica propia de las poblaciones jesuíticas.
             El relato no pudo rescatar el nombre del sacerdote protagonista de la historia. Pero muy bien pudieron ser Mateo Martinez (1698), Alonso del Castillo (1699), Juan B. Jon (1702), Onofre Carpini (1720), Lucas Rodríguez (1742) o Diego Palacios (1762).
             La Reducción estaba sufriendo los rigores del invierno. Y en ese tiempo, eran inviernos puros y duros. El desequilibrio ambiental hacía impensable tener un invierno con más de 30 grados de temperatura, muy habitual en la actualidad. “La puerta de entrada a la colina”, “Yvyty Rokai Roke” sufría los embates de estar cerca del río Paraná y esa “suave brisa” que acaricia el rostro en verano, era un “yvytu po´i” que hacía temblar a más de un desprevenido.
             Lo más tenebroso al final no era aquel crudo invierno, sino la ingrata sorpresa que todos los días amanecían ejemplares vacunos y equinos muertos en las cercanías de la Laguna San Isidro. La primera noche aparecieron dos, la siguiente cinco, la tercera noche diez y así iba paulatinamente creciendo.
             Los nativos no dudaron en acusar al autor del mal: “Moñai” oguahe ha opyta upepe”, decían en coro, con la aprobación de los más ancianos de la tribu.
             Los sacerdotes jesuitas los miraban en principio incrédulos, pero con la sapiencia propia de los pastores de la Iglesia tampoco desmintieron la teoría originaria. “Pe peka hese ko pyhare”, fue la recomendación del sacerdote de la época; vanamente intentando una necesaria tranquilidad, que por creencia en la versión de los indígenas.
             Pero aquella noche iba a volverse realidad la leyenda nativa. Los más valientes se animaron. No ingresaron a sus precarias viviendas a la puesta del sol como habitualmente ocurría en ésta época del año. El Astro Rey ya se había escondido en el poniente, pero allí estaban prestos los que no temían para notar cualquier movimiento extraño en la emblemática laguna. La oscura noche tampoco los amilanó para renunciar a la misión que los comprometía ante si mismos, sus respectivas familias, la originaria sociedad de la época y principalmente frente al sacerdote que aunque pretendía disimular, les transmitía una incredulidad que en el fondo molestaba al relato apasionado de los originarios.
             Y aquella noche llegó. Eran aproximadamente las 20:00 hs. de aquella hasta ese momento silenciosa y apacible jornada nocturna en la Reducción, cuando aun desafiando el frío, la monotonía fue aparatosamente rota por el griterío de una quincena de nativos que uno tras otro se dirigían junto al “Paí” para asegurar que el Moñai se hizo ver en la Laguna.
 La desesperación era tremenda ya que el intruso desde hace unos días se pasaba devorando todos los ganados que osaban en acercarse a beber en el sitio.
 El representante de Cristo, ya confirmando la presencia del Moñai en la Laguna se hizo ver, pidió tranquilidad a los nativos, rezaron una pequeña oración y mientras preparaba su agua bendita comenzó a transitar por el verde pastizal de la plaza central de la Misión, dirigirse hacia el norte donde se encontraba la laguna, encaminarse por la ruta roja y llegar finalmente hasta donde estaba la bestia.
 No se sabe certeramente si el Sacerdote vio o no al animal. Lo cierto y lo concreto es que comenzó a exorcizarlo y según aseguran las versiones que se pudo rescatar, ante la posibilidad que el agua bendita no diera abasto, un cacique ordenó que se traiga mucho más agua desde la Casa Parroquial con lo cual el religioso pudo desparramar por casi toda la laguna con una importante rama por su dimensión con lo que aseguraba su misión pastoral.
 El bicho mitológico entró en desesperación. Vanamente intentó escabullirse de las oraciones, los cánticos y la condena cada vez más fuerte del sacerdote que resonaba a los cuatro costados de la Misión.
 Entonces tuvo que huir despavorido. Buscó la salida más rápida y fue hacia el Ytororó donde dejó su huella que es visible hasta ahora cuatro siglos después. El Moñai, no solo fue vencido por el bien representado por el sacerdote, sino en su huida también ayudó a dar mayor profundidad a uno de los mas hermosos símbolos de la ciudad de Santiago Misiones hasta la fecha.
 La Laguna San Isidro, hasta hoy es un apacible y bonito sitio de la ciudad de Santiago Misiones, que forma parte de su identidad cultural, que alguna vez fue tomada por un Moñai que finalmente tuvo que huir ante el poder del agua bendita de aquel recordado sacerdote que estuvo en los primeros tiempos de la Misión.

domingo, 19 de marzo de 2017

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!


Ahí está. Altiva. Presente. Desafiante. Radiante. Hermosa. Pública. De todos y para todos. La Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Pilar, filial San Ignacio Guazú Misiones se inaugura éste viernes 24 de marzo a las 18:00 hs. en un acto donde asistirán todos quienes de una u otra manera hicieron posible esto e insertaron en el seno de la sociedad ignaciana y misionera en general la importancia de apostar por una enseñanza superior de calidad, pública y abierta para todos!!!
Mucho podemos reflexionar acerca de todo el historial previo a la concreción de este anhelado sueño del local propio para la Facultad emblemática en la formación de líderes sociales en todas las sociedades del mundo: la Facultad de Derecho.
Desde aquel remoto antecedente donde autoridades locales pidieron a la Universidad Nacional de Pilar instalar sus Facultades en San Ignacio para lo cual se les otorgó ese hermoso predio justamente en la zona conocida como Villa Universitaria y bajo el amparo protector de la Madre Nuestra Señora de Caacupé, nombre oficial del barrio; hasta el deambular de la misma institución por locales prestados a otros establecimientos como el Instituto de Formación Docente y el Colegio Nacional EMD Rigoberto Caballero de San Ignacio Guazú.
Tampoco se puede olvidar los permanentes intentos de apoderarse de la institución para otros objetivos, los cuales fueron y aún en la actualidad, son oportunamente detectados y desbaratados por las autoridades universitarias, quedando en aguas de borraja ese tipo de intentos a lo que se suma la incesante campaña persecutoria contra una de las primeras universidades públicas del Paraguay profundo, solo comparable a décadas anteriores en otros países de Latinoamérica donde los poderes fácticos ven un peligro en la apertura del conocimiento superior para el acceso de los sectores populares siempre condenados a sumar los cordones de pobreza de las grandes urbes, sujetos a manipulaciones sectoriales para defensa exclusiva de los intereses de los poderosos de turno.
El sueño hecho realidad es un gran logro. Es histórico. Más aún cuando los protagonistas fueron los propios alumnos de la Universidad Pública quienes en primer lugar tuvieron que vencer la desidia de algunos sectores quienes con insulsos pretextos pretendían en base a burdos elementos xenófobos poner en tela de juicio la pureza del brillante objetivo que en la actualidad ya es una hermosa realidad.
La sede está a la vista. De propios y extraños. Con sus puertas abiertas al conocimiento, la excelsitud académica y proyección al futuro. La Academia no puede parar. Por ello, además de la fiesta del viernes, merecida por cierto, se deben sumar otros proyectos: especializaciones, diplomados, Maestrías e incluso en algunos años Doctorados que pueda proyectar a Misiones una clase pensante que lidere esta sociedad y libere a nuestro pueblo de elementos que puedan oprimir una sana convivencia democrática.
La Universidad Pública, abierta, gratuita, rígida en su malla curricular y evaluación, con permanente control de los órganos habilitados para el efecto, es una hermosa realidad en nuestra ciudad y bienvenida cuantas universidades públicas quieran instalarse en el departamento, pero para ello también necesitamos universitarios protagonistas de su cotidiana tarea en pos de su formación y una sociedad consciente de la gran importancia de estos espacios de formación superior.
Por todo ello y por los desafíos que vendrán, solo nos resta festejar y terminar ésta reflexión elevando las copas con todos quienes fueron participes de este gran logro.
Salud Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Pilar, filial San Ignacio Guazú Misiones!!!

viernes, 24 de febrero de 2017

Multitudinaria y exitosa primera charla en Facultad de Derecho UNA, Misiones.

Imagen de la multitudinaria Charla realizada en la capital de Misiones: San Juan Bautista.
Con un Aula Magna repleto de estudiantes universitarios y docentes se inició el ciclo de charlas y conferencias del Magister Camilo Javier Cantero en el presente año 2017. Más de doscientos cincuenta personas asistieron al sensacional evento organizado por Darwing Benegas, miembro titular del Centro de Estudiantes y los alumnos del 1er. Curso de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Asunción, filial San Juan Bautista de las Misiones.
En la oportunidad, el Académico desarrolló el tema: “Formación integral del estudiante universitario. Importancia del uso correcto del lenguaje”, todo dentro del Proyecto de Extensión Universitaria de la materia Comunicación y lengua castellana.
"Debemos enfatizar en el uso correcto del lenguaje, la palabra es nuestra arma, somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestro silencio", indicó en un momento de la charla.
"Para ello nuestro único camino es el lenguaje, somos lo que leemos, necesitamos jóvenes estudiantes de derecho con formación integral, eficientes, capaces, conscientes de la gran responsabilidad histórica que tienen ante la patria, su familia y toda la sociedad", agregó.
Indicó que los jóvenes que se inician en la ardua lucha por el Estado de Derecho deben ser profundos conocedores del "Ser Paraguayo", porque formamos parte del entorno social y cultural de la paraguayidad.
"Entre ustedes están futuros defensores públicos, Jueces, Fiscales y profesionales Abogados que desde el pasillo deberán luchar por sus sueños y esperanzas. Deben estar preparados suficientemente para enfrentar todos los obstáculos y la única llave de acceso a esa gigantesca puerta es la eficiente y sólida formacion", señaló.
La charla, la Nro. 84 que realiza el Académico en esta zona del país y otros puntos inclusive de Latinoamérica se extendió durante aproxidamente una hora y media, siendo muy valorado por los asistentes.
Las diez últimas charlas del Magister Camilo Javier Cantero fueron:
12/08/16: Colegio Diocesano Misionero. San Juan Btta. Tema: Derechos y deberes de los niños: dos caras de una misma moneda, diálogo con los niños, profesores y padres de familia.
09/09/16: 12a Libroferia Encarnación. Tema: El paso de Rafael Barrett por Yabebyry Misiones.
01/10/16: 1ra. Libroferia San Juan Btta. Misiones. Tema: El legado de Rafael Barrett.
17/10/16: Colegio Nacional Jóvenes Unidos. San Juan Btta. Tema: Problemática juvenil, Bullying, Drogadicción, Ámbito Escolar, Derechos y Obligaciones del Adolescente.
03/11/16: VIII Congreso Latinoamericano de Niñez, Adolescencia y Familia. Centro de Convenciones Las Américas. Cartagena de Indias, Colombia. “Violencia mediática e inclusión social”.
04/11/16: VIII Congreso Latinoamericano de Niñez, Adolescencia y Familia. Centro de Convenciones Las Américas. Cartagena de Indias, Colombia. Taller de Medios de Comunicación. “El uso del lenguaje en el fuero niñez y adolescencia”.
05/11/16: VIII Congreso Latinoamericano de Niñez, Adolescencia y Familia. Centro de Convenciones Las Américas. Cartagena de Indias, Colombia. “Recomendaciones del Taller de Medios de Comunicación. La necesidad de un Observatorio de Medios de Comunicación para el análisis del cumplimiento del Art. 29 del Código de la Niñez y Adolescencia de la República del Paraguay”.
08/11/16. “La importancia de las instituciones jurídicas del Derecho Romano en la actualidad”. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Filial San Juan Bautista Misiones.
30/11/16. “Dinamismo del fuero Niñez y Adolescencia en el sistema jurídico. 1er. Foro Regional Departamental Misiones. Salón Mangoré. San Juan Bautista de las Misiones.
02/03/17: “Formación integral del estudiante universitario. Importancia del uso correcto del lenguaje”. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Filial San Juan Bautista Misiones.

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

            Santiago es una hermosa ciudad. Apacible. Bella. Encantadora. Mágica. La originaria Yvyty Rokai Roke, como toda población je...