domingo, 16 de enero de 2011

Los inventores del fútbol. Haciendo honor a la historia. San Ignacio Bi campeón.

Los Bicampeones Nacionales en la vuelta olímpica frente al mural de Yamila Cantero.
    
    Era un domingo diferente. De aquellos que solo los “futboleros” podemos entender. San Ignacio, la histórica cuna del balompíe mundial, bicampeona nacional de interligas y la única liga del Paraguay bicampeona de la Copa San Isidro de Curuguaty en toda la existencia de la UFI tenía una cita con la historia. Y eran jóvenes adolescentes los protagonistas. Como aquel caluroso enero del 78 y del 80. O simplemente como el enero del 2010 en Santaní. La sub 15 de la Liga Ignaciana de Deportes con la joven dupla Joel Godoy-José Pereira y la asesoría en estas finalísimas del consagrado Carlos Guirland mandaba sobre el césped del Ytororó FBC a once gallardos “pendejos” que asumieron quizás el compromiso más importante de toda su historia de futbolistas: lograr el cetro en su propia casa.

                En la cancha, la batuta lo dirigió magistralmente René Obregón. Un número 8 de aquellos, un mediocampista que se puso al hombro el equipo y sumó a su natural talento la mística y las convicciones propias de un conjunto para campeonar. Nieto del apreciado “Monchí”, René sabía que éste era su campeonato. El certamen que lo presentó ante su exigente sociedad deportiva, que lo retribuyó con aplausos y vítores de campeón. Indudablemente el jugador más importante que pudo tener en éstas finales la Liga Ignaciana de Deportes.

                El bicampeón nacional de Interligas Sub 15 es un elenco completo. Desde el arco, donde Obregón tuvo tapadas importantísimas y una actuación sensacional en la definición por penales en la primera fecha contra Villarrica, pasando por la zaga donde Fleitas despejó todo lo que venía, las proyecciones por derecha de Marcelo, el brillante aporte de Castillo, San Ignacio logró exactamente lo que buscaba: el cetro del certamen.

                Y lo logró. Con honestidad, caballerosidad deportiva, apelando siempre al juego limpio, a la serenidad propia de los triunfadores, a una brillante comisión organizadora que previó hasta los mínimos detalles y una exigente afición deportiva que cuando se convenció que “esto iba en serio” no escatimó esfuerzos para apoyar con todo a quienes hoy se alzan por segundo año consecutivo con el certamen más importante del interior de la República del Paraguay.

                Los once chicos, los suplentes y quienes integraron el plantel, son los mejores en su categoría en toda la República del Paraguay. El Fortín de la Barriada se convierte en el escenario histórico, donde por primera vez en su existencia, la Liga Ignaciana de Deportes alcanza un título a nivel nacional. Por todo ello, por nuestros chicos, por el fútbol que tanto nos apasiona, SALUD CAMPEÓN.

                                                                                              Fortín de la Barriada. 16 de enero de 2011.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!

Ahí está. Altiva. Presente. Desafiante. Radiante. Hermosa. Pública. De todos y para todos. La Facultad de Derecho de la Universidad N...