La Colonización de las subjetividades de José Pablo Feinmann y el Paraguay.



15-09-13
Cuando el pensador argentino José Pablo Feinmann habla de la “colonización de la subjetividad” y trae a colación argumentos de pensadores de todas las épocas en la historia de la humanidad, sencillamente la desesperación corroe mi intento de reflexión acerca de los sucesos de mi país.

¡Es que estamos permanentemente colonizados en el Paraguay!. Carecemos de ideas propias. Nos pasamos repitiendo lo que escuchamos por la radio, vemos por la televisión, leemos en los diarios y en las redes sociales. No pretendemos enhebrar una idea propia!!!.

“El sistema” mató nuestra creatividad. Lo aniquiló. Lo expropió y nos entregó sus ideas, nadando en las ambigüedades y en la nada, en el no deber ser y en la antinomia del pensamiento. Por eso, le es difícil a los demás analizarnos. Las teorías naufragaron en nuestros ríos limítrofes. Estamos ante el culto al vyroreí, la repetición de vulgaridades, la exposición mediática de insulsos temas que no atañen al fondo de la cuestión.

Cargados de programas basuras que en la mayoría de los países fueron desechados, somos una especie de vertedero latinoamericano, condenando a los sectores populares, limitados económicamente a observar canales de aire, a una borrachera mediática intensa del cual por décadas son enceguecidos, pegándonos el lujo de importar incluso espacios con tonadas extranjeras, de manera tal a que la farsa continúe.

Es el Estado ausente. O presente con la fórmula más perversa de seguir en la conquista de subjetividades alienando a su población de manera a quienes los administran no pierdan los privilegios que otorga dicho atractivo status.

Tal como lo dice el inspirador de estas líneas domingueras... se pretende (En Paraguay ya lo conquistaron) “eliminar de la Tierra la capacidad denegación, diferenciación. En encadenar, no ya los cuerpos sino los sujetos. Sujetar los sujetos. Sus principales armas no son tanques, ni misiles, ni neutrones. Es la televisión. Es el cine. Es el periodismo. Los magazines. Las radios. Los canales de cable. Y, formidablemente, Internet, donde algunos creyeron, muy ingenuamente o con decidida mala fe, que iba a instalarse la “sociedad transparente” que pregonaba Gianni Vattimo a comienzos de los noventa, fines de los ochenta. Internet es, hoy, el reino de la mercancía basura, de la mercancía idiotizante, de la compra-venta compulsiva y del sexo-mercancía, del sexo pornográfico” (J.P.Feinmann).

He aquí el fracaso de la mayoría. Del Estado (y quizás con gusto), de la Academia (la real y no la impresentable que invade todo recinto público donde debemos ingresar y no tener el control en la mano para hacer lo que generalmente hacemos en nuestra casa), los propios padres de familia y las instituciones formadoras en general.

Fuimos “colonizados” en nuestras subjetividades, nos hemos convertidos en “sujetos sujetados”. Nuestros educadores fueron colonizados y sujetados, ellos enseñan a nuestros hijos y nuestros hijos harán lo mismo con nuestros nietos. La cadena seguirá y la “independencia” real alguna vez se dará!!!. Feliz domingo para todos.



Entradas populares de este blog

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!