"Don Coco Benítez Rapetti". Ilustre No. 10 de "Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia".


10-       Oscar Benítez Rapetti. San Juan Bautista. Toda sociedad en el desarrollo histórico de los acontecimientos vio llegar y partir a hombres que marcaron el paso del tiempo. La capital del octavo departamento de Misiones fue el epicentro de un suceso que no solo quedó con el arribo de éste ilustre exponente allá por el año 1956, quien con su actuar cooperó con el engrandecimiento de la comarca que lo recibió. Se trata de Don “Coco” Benítez Rapetti. Un hombre, al decir de César Colmán en su libro “Reminiscencias Sanjuaninas” que nunca dejó nada al azar, exploró en la industralización de unas hierbas con señalado suceso y conquistó el mundo con dicho producto que rápidamente se convirtió en un símbolo de Misiones sureño departamento del Paraguay.
La vida de este ilustre marcada por el trazo de medio siglo de presencia efectiva en nuestro departamento fue marcada por el notable crecimiento del producto que creó: el famoso Te Guaraní. La función social de la empresa que fue creciendo a pasos agigantados, hizo que centenares de mano de obra se insertara en sus dependencias, haciendo posible la felicidad de múltiples familias de distintos distritos de Misiones.
Su fallecimiento, ocurrido durante el año de redacción de la presente obra, causó una gran consternación en la sociedad misionera. Hacía solo un año también de la muerte del excelso hijo de este ilustre: el Dr. Juan Carlos Benítez Cuenca, un médico que tomó su profesión como un apostolado y que le sirvió para ser incluido entre los “200 ilustres de Misiones del Bicentenario del Paraguay”, un libro que publicó este mismo autor en el año del Bicentenario de la patria.
El testimonio de Edwing Brítez, prestigioso periodista paraguayo, que escribe en el diario ABC Color nos da la pauta del legado de Don Coco: “No tengo idea de cómo fueron a parar a San Juan Bautista Misiones, don Coco y doña Marta, él con una modesta farmacia inicial y ella enseñándonos a balbucear las primeras palabras en inglés, en el colegio y el liceo de la ciudad. Lo cierto es que desde siempre tuvieron y gozaron del aprecio de la gente humilde y trabajadora, no tanto de las autoridades de turno, por entonces marcadas por el rojo republicano de la intolerancia y el mbareté”
“Muy pronto la farmacia se convirtió en un moderno y amplio negocio que dio prestigio a San Juan. La carpintería de papá, don Porfirio Brìtez Sánchez, se encargó de los muebles y aberturas de la obra, situación que les permitió hablar “ñemí” de política. Ambos “contreras”, papá liberal y don Coco, febrerista, formaban parte del Rotary Club local, por mucho tiempo dirigido por otro febrerista, también ya fallecido, don Reinerio Achar”.
“Don Coco comenzó tímidamente a procesar hierbas, las envasó y las puso en venta, mediante un trabajo manual y solitario. Fue un pionero en la materia en todo el país. Como doctor en bioquímica y farmacia, Oscar Benítez Rapetti fue un emprendedor nato y el pequeño boliche de hierbas en poco tiempo transformó en un laboratorio y herboristería “Santa Margarita” cuyo producto estrella “Té Guaraní” posiciona al país en el mundo como una marca de prestigio”
“Su planta industrial es hoy no solamente un emprendimiento de alta tecnología sino también de participación comunitaria en la provisión de materias primas para la elaboración de los diferentes productos. Con su fallecimiento, San Juan, Misiones y el país pierden a una persona honesta, emprendedora y servicial”.
“Don Coco y su familia son la prueba de que es posible progresar en medio de las adversidades, a pesar del Estado y al mismo tiempo contribuir al desarrollo local y nacional, dando prestigio al país. Cristiana resignación a sus familiares”. Fuente: blog del periodista Edwing Britez. ABC Color.
Historia de la empresa según su página web. El propietario de la firma "LABORATORIO Y HERBORISTERIA SANTA MARGARITA", productores de "TÉ GUARANÍ", es el Dr. Oscar Esteban Benítez Rapetti, bioquímico y farmacéutico. Al comenzar con nuestras actividades, hace más de 40 años, la propuesta fue la de estudiar las plantas medicinales regionales utilizadas por los aborígenes guaraníes, grandes conocedores de la flora local y de sus virtudes para prevenir y tratar enfermedades menores.
El ciudadano paraguayo, heredero de esa cultura, mantuvo la costumbre de usar estar hierbas en su vida cotidiana. El producto así creado y acabado fue comercializado, desde el principio, bajo la denominación comercial de "TÉ GUARANI" que tuvo muy buena aceptación desde un primer momento.
Lo que había comenzado como un producto artesanal, con plantas de la flora artesanal, se volvió una industria de renombre, no solo en el mercado regional sino también en el mercado globalizado.
Se buscaron nuevas plantas con propiedades farmacológicas, y se llevaron a cabo cuidadosos estudios que dieron lugar al lanzamiento de nuevos productos.
Hoy contamos con una industria modelo para el mercado paraguayo, con tres mil quinientos metros cuadrados construidos, con líneas para producción de té alimenticio, yerba mate y medicamentos fitoterapéuticos. Generamos más de cien empleos directos y un sinnúmero de empleos indirectos.
Es la primera industria paraguaya procesadora de hierbas medicinales, certificada por el Ministerio de la Salud y que cumple las exigencias requeridas para la certificación de las "Buenas prácticas de Fabricación y Control".
En la búsqueda de calidad y refinamiento, y gracias a los proveedores de materia prima de alta calidad, nuestros productos conquistaron consumidores del mercado globalizado de los cinco continentes, principalmente de los mercados Europeos y de las Américas.
Rafael Marcial Montiel. Fuente: Publicación en Diario ABC Color. Sábado 20 de noviembre de 2004. De repartidor de koku, el Dr. Oscar Benítez Rapetti logró convertirse en un gran industrial, elaborador y estudioso de las hierbas medicinales.
El Té Guaraní, un producto elaborado de hierbas naturales, es una industria con tecnología de punta que ha traspasado los umbrales de la frontera del país ganando mercado en los Estados Unidos, Europa y Japón.
El Dr. Oscar Benítez Rapetti, químico industrial, de reconocida trayectoria en esta ciudad, tuvo la genial idea de industrializar las plantas medicinales.
En la actualidad, no solo a nivel local se comercializan Té Guaraní, Plan 30 Días y Yerba Mate Kurupi, sino en los países del Mercado Común del Sur, en los EE.UU, en Europa y Japón.
En homenaje al creador de la industria Té Guaraní, los obreros de la firma ofrecieron un acto de reconocimiento y gratitud al Dr. Benítez Rapetti, conocido en el afecto como don Coco y a la Dra. Martha Cuenca de Benítez.
Allí, en la planta industrial, situada en el kilómetro 197 de la ruta I Mariscal López, estuvieron más de 100 operarios de la fábrica recordando anécdotas, reseña histórica y la forma de trabajar para que la industria tenga éxito a nivel local, nacional y mundial.
Don Coco inició la difícil tarea de preparar Té Guaraní, hace 47 años. El trabajo había comenzado en el taller de la farmacia Santa Margarita, situado en esta ciudad, sobre la calle Mons. Rojas.
El primer té industrializado es el número uno, digestivo, elaborado en base a plantas nativas, principalmente el koku. Don Coco inició su labor con un operario, Agustín Meza, quien un día fue a la farmacia Santa Margarita para trabajar como jardinero.
El Dr. Benítez Rapetti había fabricado un molino a nivel casero de un ventilador viejo. Era para iniciar la molienda de las hierbas, Agustín en vez de jardinero fue llamado por Don Coco en la preparación del Té Guaraní. La industria había comenzado con generador propio en base a un motor diesel y los equipos preparados por el Dr. Benítez Rapetti.

Y así comenzó el trabajo, apoyado fuertemente por la familia, junto a su esposa, Dra. Martha Cuenca de Benítez, y sus hijos Margarita, Juan Carlos, Patricia, Viviana y Ernesto. "Desde el primer momento estuvieron involucrados en la industria mi señora y mis hijos", recordó.
Con escasos recursos comenzó a trabajar, en su propia farmacia, en la década del ’50. La recepción de materia prima, secado, molinado, mezclas y envasado realizaba Don Coco.
Explicó que la fábrica, el laboratorio y herboristería Santa Margarita S.A. funciona desde hace 15 años sobre la ruta I, Mariscal López, donde se introdujeron tecnologías de punta.
La industria tiene una oficina en Asunción y ahora se abrió una sucursal en Curitiba, Brasil, ampliando la venta a nivel nacional e internacional.
Señaló que la yerba mate Kurupi comenzó hace cinco años, con una composición en base a hierbas salutíferas, seleccionadas y bien controladas. "La fórmula llevó mucho tiempo para sacar al consumidor", dijo.
El plan 30 Días es nuestro caballito de batalla, está en todo el mundo, en los EE.UU, en el Japón, subrayó el Dr. Benítez Rapetti, quien recordó en todo momento a Mons. Ramón Pastor Bogarín, primer obispo de la diócesis de San Juan Bautista, que apoyaba fuertemente el trabajo.
"HAY QUE SEGUIR ADELANTE"
Oscar Benítez Rapetti es químico farmacéutico y doctor en Química Industrial. Además, realizó estudios de Tecnología de Alimentos en Valencia, España, e inició el trabajo de Té Guaraní en la década del ‘50.
La primera hierba que industrializó es el koku, proveída por don Lázaro Flores (ya fallecido). Una vez reunida la cantidad de producto, el mismo Dr. Benítez Rapetti salía de repartidor en un Chevrolet Opala de seis cilindros, naftero.
El recorrido se realizaba una vez a la semana por San Juan y San Ignacio. Aunque la venta era escasa y apenas alcanzaba para el combustible, Don Coco decía que "hay que seguir adelante". A medida que pasaba el tiempo iba aumentando el número de ciudades ampliando el mercado.
A pesar de los tropiezos, la industria llegó a todo Misiones, luego a Itapúa, Paraguarí y Asunción. Los clientes eran farmacias, almacenes y supermercados. Pese a los tropiezos y los gastos Don Coco afirmaba con tenacidad y perseverancia: "muchachos, hay que seguir adelante".
En la actualidad, Té Guaraní es una pujante empresa que trabaja con tecnología de punta, donde laboratorios de física, química y microbiología realizan los estudios y pruebas, controlando minuciosamente los productos antes de lanzarse al mercado. Delicadamente envasados, los productos pueden ser encontrados en todas las despensas y supermercados del país.
Doce mejores del año 1999: cuando el autor de éste libro se desempeñaba como Director de Radio Libertad FM de San Ignacio en el año 1999, premió a este ilustre hijo de Misiones como uno de los doce del dicho año, junto a otros distinguidos exponentes del octavo departamento.
Hijo Dilecto de Misiones 2011: como un merecido reconocimiento a la tarea de éste ilustre exponente de la sociedad misionera, quince días antes de su muerte, es decir el martes 6 de diciembre de 2011 en la misma planta industrial de la firma, el Gobernador de Misiones Dr. Víctor Hugo Pereira distinguió a nuestro ilustre y a su señora Dra. Martha Cuenca de Benítez como Hijos Dilectos del Departamento de Misiones. El fundamento del reconocimiento afirmaba que fue por haber iniciado la investigación y procesamiento de hierbas medicinales hace 50 años. Creó la firma Té Guaraní y empezó a ganar mercado a nivel local. Luego extendió sus productos a nivel nacional para traspasar las fronteras y llegar a los mercados internacionales. Químico industrial y farmacéutico. En San Juan se dedicó en diversas áreas, no solo en la industria de hierbas medicinales, sino en educación, en la política y la actividad social. Fue un líder del Partido Revolucionario Febrerista (PRF).
Pero su labor predominante fue al frente de la fábrica de Té Guaraní, donde brindó la posibilidad de dar trabajo a centenares de familias campesinas. En la actualidad no solo a nivel local se conocen Té Guaraní, Plan 30 Días y Yerba Kurupí, sino en los países del Mercado Común del Sur (Mercosur), los Estados Unidos, Europa y Japón.´
Su familia, además de su esposa Dra. Marta Cuenca, integran sus hijos: Margarita, Patricia, Viviana y Ernesto Benítez Cuenca. Como ya hemos dicho, un año antes de su fallecimiento, también partió a la eternidad, el Dr. Juan Carlos Benítez Cuenca.
Muerte de Don Coco: el fallecimiento de nuestro ilustre causó hondo pesar en toda Misiones. Ello se traduce en la crónica periodística del Diario ABC Color donde el periodista Rafael Marcial Montiel, en la edición del jueves 22 de diciembre resalta la consternación que produjo el fallecimiento.
Titulando “Merecido Adiós a Don Coco Benítez Rapetti”, explica en la nota que durante el oficio litúrgico, el ilustre fue calificado como “una persona emprendedora, humanista y preocupada por la cuestión social y el desarrollo de la comunidad”, por parte del obispo de Misiones y Ñeembucú, Mons. Mario Melanio Medina.
La iglesia llena de gente, familiares, amigos y operarios de Té Guaraní fueron a despedir al Dr. Benítez Rapetti, quien tuvo la iniciativa de industrializar las hierbas nativas y naturales”, agrega.
El obispo en su homilía pidió a los presentes a tomar ejemplo de don Coco, quien fue un dinámico trabajador que  buscó el desarrollo de la comunidad. Añadió que el Dr. Benitez Rapetti fue amigo del primer obispo de ésta diócesis Mons. Ramón Pastor Bogarín. Resaltó además su espíritu revolucionario, su sentido del humor, su capacidad, su inteligencia y su responsabilidad, “porque don Coco siempre asumió el rol protagónico a pesar de la época difícil que vivió durante la dictadura, dijo. 
“El coro de la Catedral y el tenor de San Ignacio Juan Galeano interpretaron canciones en homenaje póstumo al Dr. Benítez Rapetti. Sus restos mortales descansan en el cementerio local”, culmina diciendo la crónica.
Un hombre probo, íntegro, honesto, con la humildad de los grandes, que merecidamente forma parte de nuestra galería de “Cien hombres y mujeres de Misiones que hicieron historia”.

Entradas populares de este blog

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!