Nuestra ponencia en el Vya Guasú de San Juan Bautista. Presentación del libro "Los 200 misioneros ilustres del Bicentenario del Paraguay".


El Dr. Víctor Rodríguez una vez más se lució en la presentación de la obra "Los 200 misioneros ilustres del Bicentenario del Paraguay". Se llenó el Salón Bicentenario en el Vya Guasú de Misiones hoy a la siesta en San Juan Bautista.

Cuando la patria vive sus momentos más sublimes son sus hijos quienes acuden a su llamado y se alistan para defenderlos. Ese sonar de los clarines no precisamente se produce en el frente de batalla, sino en cualquier circunstancia histórica donde el hombre siente que debe definir su situación ante lo que se le presenta y actúa a partir de sus convicciones.

Son las grandes decisiones de la vida. Aquellas que parecen en principio afectarnos solo a algunos, pero sin embargo con nuestras acciones finalmente las repercusiones involucran a nuestro entorno y se proyectan a la sociedad.

Quizás sea uno de esos momentos el que estemos viviendo ahora. Aquí en la capital departamental, en la plaza que inmortaliza el nombre de una de las más heroicas batallas de la patria, donde la sangre misionera regó el suelo chaqueño y donde la valentía del combatiente que partía tiempo antes desde estos parajes relució entre los demás, hoy nos reunimos para recordar a varones y mujeres que desde la perspectiva de Misiones hicieron patria.

He aquí donde Agustín Pío Barrios, Juanita Pesoa, Amado Bompland que habitó nuestras tierras por una década aproximadamente, Saturnino Ferreira Pérez, Oscar Creyd Abelenda, Miguel Acevedo Llanes, Juliana Trinidad Rios Acevedo y tantos otros misioneros ilustres de estos dos siglos proyectan sus figuras y nos abrazan imaginariamente en este colectivo en cuyo vagón 2011 nos cupo subir.

Y es en ese tren imaginario, llamado Misiones donde nuestros ilustres a partir de 1811 comienzan a desfilar, quizás en otros vagones, mucho más adelante al que nos pertenece, pero nos dejaron delineado y enmarcadas las lecciones que estamos intentando aprender con el deber moral y ético de transmitir a las futuras generaciones.

Pero ese legado, no solo se quedaron en ésta Mesopotamia enmarcada entre los ríos Tebicuary y Paraná, sino se proyectan a lo largo a ancho de la República del Paraguay, donde siempre existe un misionero conscientes de su compromiso con la patria, a partir de sus convicciones que fueron formadas en nuestras calles, barrios y parajes de ésta tierra roja.

Esa misma proyección que llegó a un puerto preciso llamado Paraguay en 1811 y que comenzó el protagonismo de los ilustres enumerados en la presente obra. Fueron ellos, quienes desde el nacimiento de la patria, que es como un hijo, de esta avanzada civilización, quienes con todas sus convicciones se aprestaron para idearla, planearla, proyectarla, concretarla y defenderla.

Ahí entran en acción desde José Agustín Molas el ilustre que encabeza nuestra lista por haber sido uno de los autores intelectuales de la gesta de mayo, hasta uno de los dos ilustres vivos que hemos incluido en la obra como José Zarza quien con sus 96 años de edad, ambos oriundos del mismo pueblo: Santa María Misiones superan el paso del tiempo e incluso a la misma muerte integrando esta excelsa lista de hombres y mujeres que hicieron historia en estos dos siglos de existencia del Paraguay.

Nuestros artistas, líderes políticos, deportistas, educadoras, empresarios, productores pecuarios y los héroes de ambas guerras que tuvo el Paraguay son incluidos con el aporte de vida que hicieron a favor de la patria al que pertenecen desde 1811.

Es un trabajo de rescate cultural y de resistencia. Resistencia al intento hegemónico de contarnos nuestra historia desde los centros de irradiación que con su abarcante característica, desean narrarnos desde lejos lo que nos ocurre tan cerca.

Es por ello, que recordando a los ilustres de la antigua Paso Santa María hoy Villa Florida, San Miguel, Santa Rosa, San Juan Bautista, San Ignacio, Santiago, San Patricio, Santa María, Ayolas y la histórica Yabebyry, con Rafael Barret que eligiera refugiarse por cerca de un año en aquellas verdes praderas y donde se inspirara sus inmortales El dolor paraguayo y Moralidades Actuales; sitio histórico donde naciera su nieta Soledad Barret, unimos dichos poblados con sus polvorientos callejos y folclóricas tranqueras, a los pueblos jesuíticos de Misiones, para tener el honor de formar parte de ésta fecha histórica, donde Misiones se une a la gigantesca alegría, descripta maravillosamente por nuestra lengua guaraní como el “Vya Guasú” y así proyectarnos hacia el Paraguay en un contexto de identidad propia.

Muchas gracias.

Entradas populares de este blog

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!