lunes, 13 de diciembre de 2010

Con dos eventos rinden homenaje a Rafael Barrett en el centenario de su fallecimiento

La Secretaría Nacional de Cultura recordará, con dos eventos el jueves 16 y viernes 17 próximos, en la Biblioteca Nacional, en De Las Residentas casi avenida Perú, el centenario del fallecimiento del periodista y escritor español Rafael Barrett, quien residiera en nuestro país, donde desarrolló gran parte de su obra intelectual para convertirse en una figura clave del periodismo y la literatura paraguaya.

El jueves, a las 19:00, tendrá lugar el panel titulado “Prisma literario de Rafael Barret”, organizado por la Dirección de Promoción de Industrias Culturales, de la SNC; la Sociedad de Escritores del Paraguay, las Escritoras Paraguayas Asociadas, y el Pen Club del Paraguay. En la ocasión, disertarán los escritores Osvaldo González Real, Lourdes EspÍnola, Emi Kasamatsu y Emilio Pérez Chaves.

Para el viernes, a las 19:30, está previsto el segundo homenaje, con un programa que comprende diversas actividades artísticas, como el monólogo sobre textos de Barret, del actor Silvio Rodas; la intervención de la poeta paraguaya Susy Delgado, directora de Promoción de Lenguas, de la SNC; y la presentación del proyecto de reedición de las obras completas de Rafael Barret, a cargo del profesor Miguel Angel Fernández.

En la oportunidad también ser dará a conocer la nómina de quienes resultaron premiados en el Concurso Nacional de Ensayos sobre la figura del escritor español, se entregarán certificados, y hablarán el escritor Carlos Villagra Marsal, en nombre del Jurado, que estuvo integrado además por el escritor Osvaldo González Real, y el antropólogo Guilermo Sequera; y también los premiados.

La entrada al acto es libre y quienes asistan recibirán como obsequio una plaquette con textos de Rafael Barrett.

Estas actividades son el broche de una serie de iniciativas impulsadas por la SNC para rescatar la figura y el pensamiento de Rafael Barret, como el Concurso de Ensayos, cuyos premios se entregan el 17 en la Biblioteca Nacional, y el Simposio Internacional que se desarrolló a mediados de octubre y convocó público e intelectuales de diversos países de la región.

Barrett vivió en Paraguay durante seis años y aquí conoció y denunció la miseria de campesinos, obreros e indígenas que vivían sometidos a una sistemática explotación. En ese breve lapso escribió prácticamente toda su obra, a través de artículos, ensayos, narraciones, poemas y diálogos.

Rafael Barret nació el 7 de enero de 1876, en Torrelavega, España. Hombre de principios, fue rechazado y expulsado por la sociedad madrileña que no le perdonó sus enfrentamientos con la aristocracia de la época. Viajó a América hacia finales de 1902 y se instaló en Buenos Aires, donde empezó en el ejercicio del periodismo, oficio que lo trajo a nuestro país, que adoptó como propio y donde también conoció el destierro y el silencio.

Rafael Barret llega a Paraguay en 1904. Viene como corresponsal del diario El Tiempo, de Buenos Aires, para informar sobre la revolución liberal que se vive en el país. Llega a Villeta, cuartel general de los revolucionarios, y enseguida simpatiza con los jóvenes que se habían sumado a la revolución. Con ellos entra en Asunción, en diciembre de ese mismo año, y allí se queda, trabajando primero como funcionario de correos, luego como agrimensor. En abril de 1906, se casa con Francisca López Maiz, su compañera de toda la vida.

Anarquista convencido, Barret da conferencias para los obreros y crea la revista Germinal, órgano de denuncia y de expresión para las organizaciones gremiales. Su lucha le lleva a ser encarcelado y desterrado, primero al Matto Grosso, luego a Montevideo donde conecta enseguida con  la vanguardia intelectual.

Desafiando a las autoridades, regresa clandestinamente al país y se instala en Yabebyry, Departamento de Misiones, donde hace poco los pobladores le rindieron justo homenaje colocando carteles que recuerdan su paso por la Estancia Laguna Porä, donde estuvo entre el 9 de marzo de 1909, y el 21 de febrero de 1910.

Sus libros, publicados en su mayor parte en Uruguay y Argentina, después de su muerte, lo convirtieron en un referente del pensamiento revolucionario. En el Paraguay su mensaje fue silenciado, pero escritores de la talla de Gabriel Casaccia y Josefina Plá reconocieron el valor de sus escritos, y otros, como Hérib Campos Cervera, Augusto Roa Bastos y Elvio Romero, asumieron su magisterio y prolongaron en su propia obra su mensaje revolucionario.


Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!

Ahí está. Altiva. Presente. Desafiante. Radiante. Hermosa. Pública. De todos y para todos. La Facultad de Derecho de la Universidad N...