Javier Fernández. (Facebook)

“Primer problema: el hambre. ¿Creéis que no hay hambre en el Paraguay? Hambre aguda como en las calles de Berlín o de Londres, quizás no. No estamos aún bastante civilizados como para eso. Pero, hambre crónica y alimentación insuficiente, ¿qué duda cabe? Los paraguayos no comen lo indispensable. Se puede asegurar que en estos momentos de miseria nacional las cuatro quintas partes de la población se nutre de frutos silvestres. Hasta qué extremo habrá llegado este mal que todo el mundo oye tranquilamente esta frase, “se mantiene de naranjas”. ¡Naranjas! Es decir, agua con unos centésimos de azúcar. Los campesinos se llenan el vientre de agua y de gachas. Tienen a su favor un elemento positivo: el aire puro que les llena la sangre. ¡Esta gente no trabaja, no produce!, gritan los patrones defraudados. ¡Lo que ocurre es que hace muchos años que no comen!”

Entradas populares de este blog

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!