viernes, 25 de febrero de 2011

Los hombres misioneros del Bicentenario. Número Uno: José Agustín Molas.

Agustín Molas. El misionero más ilustre del Bicentenario. Fue uno de los hérores de la Independencia Patria.
1-            José Agustín Molas. Santa María Misiones. Ganador absoluto como el que ocupa el número uno en el eslabón de los ilustres misioneros. Estuvo en la gesta libertaria y es uno de los padres de la patria. Nació en 1787, dos décadas después de la expulsión de los jesuitas. Su ciudad forma parte de los 30 pueblos que la orden administraba en nuestro país. Hijo de Don Pedro José Molas y Doña Ursula de la Costa. Formado en el Colegio Seminario de San Carlos. Ordenado sacerdote en Asunción. Fue capellán de las fuerzas que enfrentaron a las tropas argentinas comandadas por Manuel Belgrano. Sirvió ejemplarmente auxiliando a los heridos y hasta tomó las armas cuando la situación lo requirió. Son conocidas las conversaciones que Molas mantuvo con Belgrano luego del armisticio del 10 de marzo de 1811. Allí expuso con claridad la posición paraguaya. Después de la revolución del año 1811 fue designado capellán del ejército paraguayo.
            Líder intelectual junto a José Gaspar Rodríguez de Francia y Fernando de la Mora de la gesta independiente, a él se le debe la separación del Gobernador Bernardo de Velasco del gobierno y la nómina de una Junta presidida por Fulgencio Yegros e integrada por Rodríguez de Francia, Fernando de la Mora, Francisco Xavier Bogarin, y Pedro Juan Caballero. Amigo íntimo del Dr. Rodríguez de Francia apoyó su asunción como Dictador Temporal. Sin embargo en el año 1816, se opuso a su designación como Dictador Perpetuo calificando la fórmula de “Monarquía con mascara republicana”.
            El Dr. Rodríguez de Francia no lo perdono por tal declaración y le persiguió durante largo tiempo hasta llegar incluso a involucrarlo en un caso de homicidio y apresarlo.
            En la prisión, Molas escribió una obra interesante “Descripción Histórica de la Antigua Provincia del Paraguay”, obra de mérito excepcional y además realizó tradujo obras francesas.
            A la muerte del Dictador Rodríguez de Francia en el año 1840, Molas salió de prisión y vivió cuatro años más. Algunos historiadores señalan que paso sus últimos años en Caapucú, mientras que otros indican a la ciudad de Pilar como su hogar final.
            El conocido historiador compatriota, Luís Verón, en la edición del 15 de febrero del año 2011 califica de “transcedental” la tarea realizada por el religioso José Agustín Molas en la gesta liberadora. Dice Verón: “oriundo de Santa María Misiones, fue cura párroco de su pueblo, luego capellán castrense. Tuvo una destacada actuación en los combates previos a la independencia, (Paraguarí y Tacuari), prestando auxilio espiritual a los heridos de ambos bandos. Participó en las conferencias entre los jefes paraguayos y porteños. Después de la capitulación del Gral. Belgrano (9 de marzo de 1811), Molas tuvo una entrevista con el jefe porteño, ocasión en que discutieron sobre las propuestas que traía. Unos meses después, tuvo una activa participación en las gestas de mayo de 1811”.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!

Ahí está. Altiva. Presente. Desafiante. Radiante. Hermosa. Pública. De todos y para todos. La Facultad de Derecho de la Universidad N...