miércoles, 23 de marzo de 2011

El hombre que hizo patria desde infancia: Alberto Servín Martínez, pionero en instalar una emisora de FM en San Ignacio.

67-       Alberto Servín Martínez. San Ignacio Guazú. Escribir sobre “Don Alberto” es intentar transmitir con palabras lo que las palabras no pueden. Las frías letras del abecedario no podrán describir en su totalidad la grandeza de un hombre rudo y afable. Ello no es contradictorio, porque quienes conocíamos la templanza del mismo también fuimos testigos de su ternura y amor a los más necesitados, como sus inmortales héroes de la guerra del chaco y todos sus hijos adoptivos de la comarca quienes festejamos el Día de los Reyes mediante la gestión de nuestro ilustre de la fecha.

Nació el 7 de Agosto de 1.935, en Ypané, departamento Central, hijo de Santiago Servin  y de Doña Cecilia Martinez, proviene de una familia numerosa de 11 hermanos.

Su infancia la disfruto en la ciudad de Caacupemi, donde curso sus estudios primarios, trasladándose posteriormente a la capital del país, para cumplir con el servicio militar obligatorio. Luego siguió el rumbo de miles de compatriotas, ya que emigró a la capital argentina Buenos Aires. El peso de la familia pudo más y en breve tiempo retornó a sus pagos.

Vino llegando al histórico San Ignacio Guazú, contratado como chofer en el distrito local del MOPC. Luego de un tiempo renunció, por tener mejores perspectivas en la empresa HOSTIE Internacional, adjudicataria de la construcción del pavimento tipo asfaltico en el tramo San Ignacio-Encarnación.

En ese tiempo conoció a la que luego sería la madre de sus 4 hijos, con quien contrajo nupcias el 6 de abril del año 1.963, la Señorita Profesora Normal Fulvia Graciela Guirland.

Su deseo de independencia económica y de seguir progresando, más, su visión de futuro, hizo que tomara la decisión de renunciar a un empleo a la citada Empresa anteriormente, iniciando pequeñas empresas como, fabricas de carbón, de dulces, de miel y otros rubros que fueron cambiando según la oferta y la demanda, mas adelante fue transportista y luego una Empresa de ventas de materiales de construcción, acompañado permanentemente por cada uno de los miembros de su familia.

De carácter rudo, personalidad firme, pero así también de una gran sensibilidad humana, un hombre que compartía, con espíritu de servicio hacia los necesitados, el legado que dejo a sus hijos, ¨Vivir con dignidad y decoro¨.

Don Alberto Servín era ante todo, Paraguayo, Misionero, Colorado y Cerrista, era lo que repetía en entradas esporádicas frente a los micrófonos, tenia dos debilidades, los niños y los ancianos, cada año esperaba ansioso esas fechas para los agasajos correspondientes, a los niños, payasos, golosinas, juguetes y diversión el dia de reyes o el dia de los niños, y a los ancianos beneméritos de la patria a estos excombatientes casi siempre olvidados por las autoridades de turno, el,  que siempre veía el rostro de Don Santiago Servín, su padre,  en cada uno de ellos, preparaba un rico asado, unas copitas de vino y música, un rato para compartir batallas de contiendas bélicas y batallas del dia a dia de cómo seguían sobreviviendo.

Así donde Don Alberto Servín tenía un festejo, todo el pueblo sabia, por el tronar de las bombas, ahí seguro que estaba de farra Don Alberto decían los vecinos, por supuesto la música folclórica en vivo no podía faltar.

Alentado por uno de los tantos hombres humildes que le tenía deferencia, éste le propuso invertir en una radioemisora en Frecuencia Modulada, la primera en la ciudad. Don Alberto con visión de estadista acepta el reto y lo bautiza con el mismo nombre de la ciudad, erigiéndose desde dicho tiempo en uno de los símbolos comunicacionales de la comarca. Indudablemente una de las mejores del departamento, Radio San Ignacio F.M. conocida y escuchada a nivel mundial, dando mensajes claros de paz y armonía, tratando de unir cada vez más a conciudadanos.

Queda su memoria, amó a su familia, a los niños, ancianos, nunca tuvo maldad ni rencor hacia sus semejantes; en fin amó la vida, lo cual vale decir que amó la patria y en consecuencia es un patriota y al ser patriota es un ilustre mereciendo un sitio de privilegio en nuestra galería de los ilustres: el hombre que vivió a plenitud sin pensar en cosas materiales, ese fue Don Alberto Servín Martínez.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!

Ahí está. Altiva. Presente. Desafiante. Radiante. Hermosa. Pública. De todos y para todos. La Facultad de Derecho de la Universidad N...