sábado, 26 de marzo de 2011

El pionero del cine y la publicidad callejera en San Ignacio: Emigdio Bobadilla. "Don Arriola".

72- Herminio Emigdio Bobadilla Arriola. San Ignacio. Hablar de “Don Arriola” tal como lo conocíamos en nuestra comarca es referirnos a un hombre íntegro. Una persona que hizo patria desde su ubicación de ciudadano, pero como visionario que lo caracterizaba colaboró profundamente por el engrandecimiento de la sociedad misionera en general e ignaciana en particular a través de las actividades sociales que encaraba. Nacido el 3 de junio de 1916 en San Ignacio Misiones. Hijo de Cándida Arriola y Nicolás Bobadilla. Se unió con Virginia Vera, de cuya unión nacieron nueve hijos. Monaguillo, portero de escuela, secretario del Juzgado de Paz, fundador del club 19 de Marzo, de la Federación Deportiva Misionera hoy Liga Ignaciana de Deportes, Liga Ignaciana de Voleybol, presidió la Asociación de Ex Combatientes de la Guerra del Chaco, miembro del Club de Leones, concejal municipal durante varios periodos y referente comunitario.
Es pionero en varios rubros. Elegimos el cine por haber producido toda una evolución en las noches ignacianas. De hecho, aquello de “la ciudad que no duerme” comenzó con su iniciativa. En la década del 40 inauguró la Pista San José que funcionaba sobre la actual calle San Roque González en el Barrio San José donde se afincó durante toda su vida. Es el pionero del servicio de publicidad callejera en nuestra ciudad que consistía en altavoces de fiestas populares de la época con la actuación de los grandes grupos musicales de la época, como Eladio Martínez, Bernardo Avalos, Hilarión Correa, Quintana Escalante, Vargas Saldívar, Papi Meza y su conjunto, la Orquesta Tipica Orrego, Quemil Yambay.
En el año 1955 se traslada a la histórica esquina formada por la avenida Mcal. Estigarribia esquina Bernardino Caballero, donde establece su pista de baile manteniendo el nombre de Pista y Bar San José. En el lugar se practicaba fútbol de salón, vóley, tenis, escenario de grandes campeonatos de clubes de voleibol masculino y femenino.
En el año 1965 se inician los trabajos de construcción del pavimento tipo asfalto de la ruta internacional número 1, San Ignacio Encarnación, empresa Hosting se instala en nuestra ciudad y un amigo le plantea la posibilidad de habilitar un local de cine, accediendo al planteamiento e inaugurando la presentación de películas poco tiempo después, siendo la primera sala de cine que llega a funcionar en ésta ciudad. Las exhibiciones en principio eran únicamente los sábados y domingos, con las películas rancheras mexicanas que gustaba a los asistentes, por poseer similares características con la idiosincrasia del paraguayo.
Desde dicho año 1965 funcionó en forma interminable hasta el 3 de diciembre de 1991, habiendo completado 26 años de exhibición en forma ininterrumpida del cine. Se tuvieron grandes jornadas de integración social. Los lunes eran los días del pueblo “populares” donde la mayoría de la población acudía a observar por última vez la función.
En Semana Santa eran exhibidas películas cristianas. El récord de asistentes data de una de esas noches de la semana santa donde ingresaron 1100 personas. El precio de las entradas también nos refleja el paso del tiempo. En 1965 tenía un costo de cinco guaraníes y terminó en 1991 a cinco mil guaraníes. El aparato por el cual se exhibían eran proyectores de 16 mms. y 35 mms. a lámpara y a carbón, con motor generador propio, ya que la luz eléctrica administrado por la Municipalidad de San Ignacio no abastecía el consumo.
Las películas que marcaron época en San Ignacio son: “Los cinco alcones”, “Juan sin miedo”, “Santo, el enmascarado de plata”, “Drácula”, “Frankeistein” y las paraguayas “Burrerita de Ypacaraí con Luis Alberto del Paraná e Isabel Sarli, “El trueno entre las hojas” cuyo guión se extrajo del libro del mismo nombre de Augusto Roa Bastos, “Choferes del Chaco” con Jacinto Herrera, “Cerro Corá”. En la época más reciente: “Rocky I, II, III, IV y V”, “Tiburón”,  “Pelé” entre otros.
El cine cerró sus dos salas: uno al aire libre para verano y otro en un salón de importante dimensión totalmente cerrado con un ciclo de cines argentinos. Asistieron al evento Hugo Gamarra director de cine de nuestro país y el actor Juan José Camero de nacionalidad argentina. Era un 3 de diciembre de 1991 cuando definitivamente se clausuró por voluntad propia del propietario el cine San José, con la película: “Nazareno Cruz y el Lobo”.
El testimonio de su hijo Luís Bobadilla y su nieta Paola Bobadilla es fundamental para nuestro recordatorio. En la actualidad sigue la “Publicidad San José”. En sus albores, la publicidad callejera se realizaba con el omnibus de José Marín y la kombi de Roberto Bower.
Nuestro ilustre de la fecha, fue Ex combatiente de la Guerra del Chaco, ya que acudió al llamado de la patria a los 16 años, partiendo de San Ignacio en el año 1932, siendo alistado y una vez en el campo de batalla, fue herido en la pierna izquierda, siendo evacuado a la Sanidad. Volvió a sus pagos una vez finalizada la guerra.
En el año 1936 cuando los clarines de la guerra recién dejaban de sonar, con un grupo de pobladores del Barrio San José, fundan el club que dio identidad a dicho sector ciudadano. El mismo, luego de unos años cambió de nombre por el de 19 de Marzo. Presidió la institución durante varios años, siendo el presidente de la Federación Deportiva Misionera en 1978 cuando se coronó Campeón Nacional de Interligas y de la Copa San Isidro de Curuguaty por primera vez en su historia. Participó en varios Congresos Deportivos a nivel nacional representando dignamente a San Ignacio en la dirigencia deportiva.
Gustaba de la música, cultivó dicho estamento del arte, participando de peñas folclóricas donde se destacaba con la ejecución de las piezas de contenido épico, principalmente aquellos que relataban los sucesos en los cañadones chaqueños, que lo devolvían recuerdos de juventud donde dio todo por la patria.
En el ex local del Cine San José actualmente es ocupado por una institución cooperativa local y un conocido local comercial. Su compromiso con los sacerdotes, siempre era acompañar las grandes manifestaciones religiosas, viernes santo, corpus cristhi, 31 de julio, tradición familiar que hasta la fecha su hijo Luís Bobadilla acompaña.
Falleció el 11 de noviembre de 1996 en San Ignacio de un infarto a las 19:00 hs. en su domicilio del Barrio San José a la edad de 80 años, habiendo dejado gran parte de su vida en actividades que engrandecieron su pueblo y en consecuencia contribuyeron al desarrollo del país. Por todo lo relatado, lo incluimos en nuestra galería de los ilustres de Misiones en éste Bicentenario.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!

Ahí está. Altiva. Presente. Desafiante. Radiante. Hermosa. Pública. De todos y para todos. La Facultad de Derecho de la Universidad N...