jueves, 10 de marzo de 2011

No inventamos la "trompeta", pero sí vimos nacer al "Mago de la Trompeta Paraguaya".

30-  Claudio Báez “Trompetieri”. San Ignacio. “El mago de la Trompeta”. De ahí su apodo. Nació el 30 de octubre en 1904 y falleció en 1957. El mismo se destacó como director de bandas musicales. Ingresó a la Banda de Músicos de la Policía de la Capital, donde tuvo como maestros a Pedro Carpinelli y Manuel Rivas Ortellado. En 1924 integró la Banda de músicos Don Bosco dirigida por el Padre Ernesto Pérez Acosta. A partir de 1928 dirigió la Banda de músicos de Ñemby, en 1941 la de San Antonio y 1957 la de Villeta.
Es autor de las piezas San Bernardino, Gral. Garay, Boy Scouts, Nº 50, y Pueblo de San Antonio. Falleció justamente en dicha ciudad del departamento de Central: San Antonio, el 3 de octubre de 1957. Fuente: Diccionario de la Música en el Paraguay.
Según el diario ABC Color, del 30 de octubre de 2008 sus temas se basan en la realidad social.  Luchador social y director del popular trío Los Corales.
La grandeza de éste misionero supera los límites de las fronteras del departamento de Misiones. Así, la ciudad que lo vio morir: San Antonio, lo inmortalizó denominando la Casa de la Cultura de dicha ciudad con su nombre. En la publicación del 12 de febrero de 2010 y firmada por el periodista Javier Yubi del diario ABC Color, describe que dicha casa de la cultura es un antiguo edificio de estilo colonial, con corredor frontal y que se llama oficialmente Casa de la Cultura Maestro Claudio Báez.
“Honra el nombre de un músico ilustre que tuvo participación en la Guerra del Chaco (1932-1935) y activó en beneficio de la ciudadanía”, agrega.
“El maestro Báez estuvo en la guerra como trompetista de la Cañonera Paraguay, donde era conocido por el apodo de Trompetieri. Organizó y dirigió las bandas de músicos de San Bernardino y Ñemby, mientras era integrante de la Banda de Músicos de la Policía. En 1937 se radicó con su familia en San Antonio y enseguida se integró a la vida comunitaria. Conformó la Banda de Músicos de la Municipalidad, donde los jóvenes no solo aprendían música, sino que cumplían con el Servicio Militar Obligatorio. Fue creador y comandante de la primera agrupación de Boy Scout que se llamaba Batallón Nº 50 Blas Garay y presidió varias comisiones vecinales para la realización de mejoras de puentes, arreglos de caminos y obras de bien público. Realmente se trata de un personaje que merece ser recordado”, consigna la concejala Damiana Báez de Rodríguez, presidenta de la Comisión de Educación y Cultura de la Junta Municipal.
Este ignaciano, inmortalizado en el Paseo de los Ilustres con un espacio a su nombre, también hoy es recordado en nuestro virtual paseo de los 200 hombres más brillantes que tuvo la historia de Misiones en el marco del Bicentenario.

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

            Santiago es una hermosa ciudad. Apacible. Bella. Encantadora. Mágica. La originaria Yvyty Rokai Roke, como toda población je...