viernes, 18 de marzo de 2011

Tomasa Oilda Riveros de Ortiz, la educadora que desde Santa Rosa hizo patria.

Prof. Tomasa Oilda Riveros de Ortiz.
47-          Tomasa Oílda Riveros de Ortiz. San Juan Bautista. Santa Rosa. Hizo patria desde la educación en Misiones. Nuestro departamento lógicamente fue creciendo paso a paso por el brillante desempeño de sus hijos. En materia educativa ya recordamos a Alicia Gutiérrez de Mora, Lilé González y otros nombres de personas ilustres que desde el aula engrandecieron el departamento y en consecuencia el país. Hoy, aterrizamos a orillas del Sangurí para dedicar algunas líneas a Tomasa Oilda Riveros de Ortiz. Gran parte extraemos de la publicación oficial de la Revista de la Escuela Parroquial que se lanzó en conmemoración de los 50 años de Educación y Formación en valores de la Escuela Parroquial San Estanislao de Kostka. En la Pág. 12 de la citada publicación, parafraseando a la ilustre de la fecha, titulan “La vida me premió con una cosecha por demás fructífera”.
Como biografía comenta que nació el 17 de marzo de 1936 en San Juan Bautista. Fueron sus padres Celestino Riveros y Presentación S. de Riveros. La publicación añade que desde muy pequeña se interesó por los libros y sentía una gran admiración hacia la naturaleza. Más tarde eligió ser Maestro, profesión que abrazó como un verdadero apostolado y que “sus educandos eran fuego que había que encender para predicar luz y calor en la sociedad”.
Realizó sus estudios primarios y secundarios en San Juan. En 1953 egresa con el título de Maestro Normal y tres años más tarde se recibe de “Profesora Normal Superior”. En 1959 se une en matrimonio con Julio Ortiz Delgado, teniendo cinco hijos. Fue la segunda Directora en la historia de la Escuela Parroquial, se desempeñó igualmente como catedrático en el Colegio Parroquial y fue directora fundadora del Centro de Alfabetización.
En 1994 recibió un reconocimiento de la ciudad de Santa Rosa Misiones, redactando un brillante discurso que se erige como un testamento educativo, ya que nunca lo pudo pronunciar, debido a ya su estado de enferma. El discurso lo redactó con puño y letra, quedando como una última lección de vida para todos quienes tuvieron la dicha de escucharla en su brillante papel de docente. Decía:
“La vida es como si fuera una comedia en cuyo escenario entramos y salimos por voluntad de Dios. Esto sucedió conmigo mi querida Santa Rosa, siendo yo Maestra de la Escuela Superior No. 108 de mi ciudad San Juan Bautista, recibí el llamado para engrosar las filas docentes de ésta ciudad y vine proyectando quedarme unos años”.
“Rememoro que precisamente era marzo el mes en que me acogiste trasponiendo los umbrales de tu vieja escuela superior en aquel entonces No. 70, joven forastera, me sentí algo triste, pero luego me reconfortó tu hospitalidad, la generosidad de tus hijos y el cariño mutuo de compañeros y educandos”.
“Ahora, hace 35 años que llevo transitando por tus calles, hoy mejores que las de ayer, cumplida mi misión, hoy vivo de recuerdos y en este contexto permítanme pueblo querido rendir homenaje cariñoso a mis ex alumnos”.
“Hice un balance y hallé que la vida me premió con una cosecha por demás fructífera. Gracias por haberme dejado edificar mi hogar en tu tierra, cuna de mis hijos, gracias por ésta pléyade de ex alumnos que con criterio de justicia y gratitud nos brindan un homenaje a los ex maestros, rindiéndonos cariñosa acogida reviviendo nuestro espíritu de gran largo letargo”.

En su larga trayectoria, según datos proveídos por Victoria Oilda Ortiz Riveros, hija de nuestra ilustre de la fecha, la misma es fundadora del Centro de Alfabetización para Adultos, igualmente estuvo entre los fundadores del Colegio Nacional Parroquial en 1958, abriendo sus puertas en 1959 con Isacio Acuña, Pánfilo Allende, siendo el primer director el Profesor Miguel Angel Páez Rivarola en 1960. Luego pasa a manos de los jesuitas, siendo su primer Director General Administrador, el Reverendo Padre José María Comas. Igualmente colaboró para la fundación de la Escuela 352. En materia social fue miembro fundadora de la Cooperativa Agro Industrial “La Roseña Limitada”. Fue gremialista, formó parte de la comisión pro Centro de Salud de Santa Rosa específicamente en la prosecución de la construcción del segundo pabellón del establecimiento sanitario. Igualmente contribuyó en la formación y crecimiento del Colegio Nacional Santa Rosa argumentando que “el pueblo de Santa Rosa, tiene la firme convicción que su anhelo de la oficialización en esta localidad de un colegio secundario por el Estado Paraguayo debe ser una bella realidad”. Catedrática de historia, química, castellano, geografía del Paraguay, geometría, matemática, indudablemente su paso por Misiones no puede pasar desapercibida. Una vez jubilada incuso, siguió ejerciendo la docencia como catedrática suplente y profesora particular de refuerzo escolar.

El 23 de mayo de 1995 fallece, dejando sembrada varias semillas que hoy brindan sus frutos a la sociedad roseña. Por haber cooperado con el desarrollo y crecimiento educativo de Misiones, hoy ocupa un merecido sitio, entre nuestros ilustres del Bicentenario.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!

Ahí está. Altiva. Presente. Desafiante. Radiante. Hermosa. Pública. De todos y para todos. La Facultad de Derecho de la Universidad N...