El sabio que eligió Santa María para hacer patria!!!. Bonpland, un genio que durante una década estuvo entre nosotros.

Amado Bonpland. Vivió un gran periodo de tiempo en Santa María y desde ahí engrandeció a la patria, a pesar de su situación de prisionero del régimen del Dr. Gaspar Rodríguez de Francia.
14-         Amado Bonpland. Santa María. La tranquilidad de la comarca desde donde partiera José Agustín Molas a ver nacer la patria, fue el oasis elegido por éste francés de renombre universal para por casi nueve años respirar el mismo aire de los pobladores de dicho poblado misionero. Es cierto, fue por orden de Gaspar Rodríguez de Francia pero su tarea, más allá de sus circunstancias personales hacen que hoy forme parte de la presente galería de los 200 ilustres que Misiones lo tuvo entre sus hijos y desde éste territorio aportara a la patria todo su talento y capacidad. Se trataba de un prestigioso hombre de ciencia, un meritorio herbólogo francés que accediera a estas tierras acompañando al científico Alexander von Humboldt. La suerte que tuvo –si es que puede llamarse así- es que se le permitió escoger una localidad para quedarse allí como una suerte de "prisionero de lujo", nos cuenta César González Páez en el Suplemento Cultural del diario Ultima Hora de la capital del país.
                “Eligió Santa María (Misiones) y desarrolló allí una fecunda labor medicinal y de investigación. Dicen que su fama se fue acrecentando por las regiones circundantes y que recibía pacientes que viajaban desde largas distancias para obtener su curación. Las crónicas dejan entrever que es muy posible que el mismo dictador haya utilizado sus medicinas por medio de intermediarios”. Se llamaba Amado Bonpland – Aimé Goujaud Bonpland- (1773-1858); era un doctor apasionado por todo lo concerniente a las ciencias naturales, en especial la botánica, cuyo capítulo de plantas exóticas le despertó gran interés.
                Todo estos datos se leen en el libro del historiador Alfredo Boccia Romañach, quien en su libro subtitulado Caraí Arandú (El Lector) habla sobre las peripecias de este hombre que vino en una misión científica con Humboldt y por sospechas políticas de la época se vio envuelto en una acusación que determinó que Francia lo recluyera en un pueblo. Una localidad, Santa María, que se vio beneficiada por su presencia, a quien llamaron Caraí Arandú, pues prontamente prosiguió su investigación de especies vegetales y medicinales. Incluso formó una familia con la hija del cacique Guachiré. Sus hijos paraguayos son María y Amado. Hasta la fecha existen descendientes del mismo en éste poblado misionero y hace unos años el Embajador de Francia llegó hasta el sitio donde el Maestro pasó casi una década de vida.
                En su comentario sobre el libro “Bonpland Karaí Arandú”, Paéz califica de “interesante” el material que nos presenta Boccia Romañach porque ubica al lector en la época histórica en que se desarrollan estos sucesos, de modo que es fácil ambientarse en aquellos días.
                El trabajo investigativo delata una gran búsqueda de fuentes de información, pero lo que más llama la atención es la pasión en contar las desventuras de un gran hombre, que a pesar de las inclemencias de la suerte pudo sobrellevar su espíritu emprendedor, ayudando a la gente con sus medicinas y sus conocimientos como médico. El autor del libro mencionado se propone exhumar de la ingratitud y el olvido a este científico que era miembro de la Academia de Medicina de París y consagrado botánico. Fuente: (x) Del diario ÚLTIMA HORA (El Correo Semanal), 10-11 de Julio de l999.
                Por toda esa tarea, Amado Bonpland también forma parte de los ilustres que Misiones lo tuvo entre sus miembros en estos dos siglos de la patria.

Entradas populares de este blog

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!