Doña Ruka, la docente sanjuanina que hizo patria desde las salas de clase.


173- Prof. María Epifania Caballero de Quintana. San Juan. Una sanjuanina que se desvivió a través de la docencia por el porgreso cultural de todo un pueblo, lleva por nombre María Epifania Caballero de Quintana.
Oriunda de esta ciudad por la que siente entrañable cariño, nació el 7 de abril de 1929, falleciendo el 12 de junio de 2008 en Asunción.
De clara inteligencia y ardiente vocación por el magisterio, aprendió las primeras letras en la Escuela Normal N° 6 y también en ese baluarte del saber completó la parte secundaria de sus estudios y la superior ya en el Víctor Natalicio Vasconcelos en recordación a uno de los tantos directores que tuvo el Colegio Nacional de la Capital.
Su primera experiencia como docente de Educación Primaria la consiguió en San Patricio, luego en Villa Florida y en la Escuela Media N° 108 de San Juan Bautista, y se caracterizaba la joven educacionista por su capacidad, muy buena formadora académica, disciplina, exigente consigo misma y sus alumnos. Además se distinguió por sus decisiones justas, conducta rectilínea, responsable y fiel cumplidora de sus obligaciones.
Como catedrática, sus clases fueron ejemplares, de alto contenido pedagógico y en el Liceo Misionero y en el Colegio Nacional desarrolló temas de Historia Moderna, Geología, Álgebra, Matemática entre otros. Con razón se la podía "llamar" una enciclopedia andante.
Esta distinguida representante de la docencia formó pareja con el señor Armengol Quintana, una personalidad de la comarca y nacieron del matrimonio 7 hijos.
El tiempo hizo que muchos de sus alumnos sean hoy calificados profesionales, y la siguen recordando por exigente, capaz y responsable, y porque tenía su enseñanza una particularidad, orientada con refranes.
En una ocasión al solicitársele a Doña Ruca como la conocían, respondió: Aristóteles decía "La sabiduría no morirá con Platón" y Platón contesta: "El potrillo da coses a la madre cuando se le agota la poca leche".
Así se manejaba esta maravillosa mujer; pura chispa, pura luz para sus hijos y sus nietos.
Vivió sus últimos días maravillosos, rodeada de su bellísima familia y a decir verdad lejos de la cátedra, que sólo fueron ya recuerdos, con la agradable misión de ser asesora pedagógica de sus numerosos nietos. Por lo visto doña María Epifania hasta el último día de su existencia, comulgó con el noble apostolado del magisterio."
Por haber construido la patria desde la educación y a propuesta de algunos lectores del blog: www.camilocantero.blogspot.com oriundos de San Juan Bautista, merecidamente la incluimos en ésta galería. Reseña sacada de DESTACADOS PROFESORES SANJUANINOS. Gregorio César Colmán Alcaraz. Julio 2005. Marben

Entradas populares de este blog

El moñai de la Laguna San Isidro de Santiago Misiones.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!