miércoles, 6 de abril de 2011

Lelia María Luisa Salazar, brillante educadora misionera que hizo patria. Ilustre Número 110.


110-       Prof. María Lelia Luisa Salazar. San Juan Bautista. Desde la docencia hizo patria. Según Chingolo Colmán “Inmaculada expresión de la Docencia Nacional”. Asuncena de nacimiento, desde la capital departamental derramó luz impulsada y generada por su brillante inteligencia invertida en el campo de la educación y a través de sus discípulos extendida por toda la meseta misionera.
Nacida el 24 de mayo de 1920 en la capital del país, descripta en forma maravillosa por la brillante pluma de Colmán, como “la ciudad de los poetas, donde en América por vez primera se libró la Batalla de los Comuneros, ciudad “faro y amparo” en tiempo de la conquista emprendida por los nobles de la vieja Castilla”.
Sus estudios primarios lo realizó en la Escuela de Aplicación de San Juan. Prosigue en la Escuela Normal de Profesores Nº 6, graduándose como Maestra Normal en 1939 a los 23 años de edad. Posteriormente prosigue sus estudios universitarios en la Facultad de Filosofía de la UNA, culminando con brillantes calificaciones.
En la profusa biografía en el ámbito educativo se destaca que en 1941 fue Maestra de grado en la Escuela Normal de Profesores Nº 6 Sección Primaria, anexa a la Escuela Normal de San Juan Bautista. En los dos años siguientes se desempeña como docente de grado de la Escuela Superior “Adela Speratti de Asunción. En 1944 se desempeña como Profesora de Grado de la Escuela República Argentina del Barrio San Roque de Asunción.
Al año siguiente fue nombrada como Sub- regente y catedrática de Psicología y Literatura de la Escuela Normal de Profesores Nº 6 de San Juan Bautista y Profesora Ad  Honorem de los cursos de profesorado. En 1946 es designada Vice Directora de la Escuela de Aplicación de la Normal de Profesores Nº 6.
En  1949 trabaja como docente y Técnica Educativa de la Escuela Superior Nº 15 “República Argentina” de Asunción. Paralelamente es Profesora en la Escuela de Comercio Nº 2 de Asunción y docente en el Colegio Benjamín Aceval en las cátedras de Castellano, Literatura y Pedagogía.
En 1952 se traslada a San Ignacio ante el pedido de la ciudadanía de una docente. Así se inicia la vida institucional de la Escuela Normal Nº 13. El cargo lo ejerce con solvencia y en casi todas las materias que enseña la hace Ad Honorem. Gracias al óptimo desempeño el Ministerio de Educación y Culto premia a San Ignacio con los rubros necesarios para la creación del Profesorado Superior.
En 1954 asume como Directora de la  Escuela República de Chile y catedrática en Escuelas Números 1,2 y 3 de Asunción. Al término de sus estudios universitarios, se dedica exclusivamente a la docencia pedagógica en las cátedras de Historia de la Educación, Sicología, Sociología y Antropología.
Entre los años 1956 a 1968 asume la Coordinación de Ciencias de la Educación en la Escuela Normal Superior “Saturio Ríos” de San Lorenzo, año en que finalmente se jubila.
Como las grandes figuras, deja una obra que refleja gran parte su filosofía en cuanto a la Educación y formación pedagógica: “Fundamentos Científicos de Educación”. Además tiene escrito varias obras, donde resalta los valores éticos y estéticos: MAESTRA, SOLDADITO DE MI PATRIA, CANCIÓN DE LA PAZ, OYE, son los nombres de las obras.
Al jubilarse, vuelve a la capital departamental donde volvió a la docencia, como directora del Liceo Misionero, que dinamizó actualizando al nuevo perfil requerido por el Ministerio de Educación y Cultura. Atacada de una severa dolencia, la diabetes, los últimos tiempos de su existencia se ve impedida de su visión, esto la priva leer que era realmente su hobby.  Jamás se pudo ver en su rostro, mucho menos en su alma, las huellas de su gran sacrificio, por querer iluminar las mentes de los jóvenes de su patria. A la hora de enseñar su figura adquirió contornos colosales… Siempre fue la Gran educadora…ejemplar en todo tiempo. (Gregorio Colmán).
Fallece el 27 de mayo de 1990 en la capital departamental ante el dolor de la ciudadanía misionera que fuera testigo de la brillante carrera docente de nuestra ilustre de la fecha. Hoy forma parte de los ilustres, uniéndonos al argumento que expresara en la obra “Reminiscencias Sanjuaninas” el también ilustre de nuestra galería Cesar Chingolo Colmán: “Si alguna vez se deba escribir la historia del magisterio paraguayo, el nombre de la licenciada Leila Maria Luisa Salazar, también conocida como la Señorita LELÚ, tiene que figurar en la primera página, porque ella con la vocación de su alma, recorrió los caminos rutilantes de la gloria”.

Facultad de Derecho UNP: universidad pública construida por todos!!!

Ahí está. Altiva. Presente. Desafiante. Radiante. Hermosa. Pública. De todos y para todos. La Facultad de Derecho de la Universidad N...